Reduflación: menos producto por el mismo precio

La reduflación es un encarecimiento encubierto, en el que las compañías no incrementan precios pero reducen cantidad de producto Desde UCARAGÓN aconsejamos mirar el peso neto de los productos, así como poner atención al precio por unidad, kilo o litro, para comprobar si hay variaciones respecto a meses anteriores.

La reduflación es una estrategia de las empresas en la que, para disimular la subida de precios, optan por reducir la cantidad de producto. Aunque se trata de una práctica legal, supone un encarecimiento encubierto de los productos.

Reduflación es un término que surge de la mezcla entre los «reducción» e «inflación». Esta práctica refleja una estrategia comercial, que no es nueva, a la que han recurrido muchas empresas para disimular el encarecimiento de la cesta de la compra.

¿En qué consiste la reduflación?

La reduflación se trata de la reducción de manera casi imperceptible el tamaño o la cantidad del producto sin subir su precio. Es decir, pagas lo mismo por menos cantidad del producto.

Consejos para evitar la reduflación

Comprueba el precio y el contenido del producto que vas a comprar para comprobar que no hay cambios sustanciales con respecto a compras anteriores.

Analiza el precio por kilo o litro, algo que la ley obliga a poner a los establecimientos comerciales, y compara cómo evoluciona, ello te dará una una visión real del precio del producto.

Las ofertas 3×2, la segunda a unidad a la mitad o al 70% … y similares también pueden enmascarar trucos como la reduflación o subida de precios, por ello compara los precios antes de comprar.

 

Deja un comentario