Un mes para que los alcañizanos opinen sobre la macro obra que cambiara la circulación en Alcañiz

La remodelación de las travesías de Alcañiz repartirá por la ciudad casi 200 nuevos árboles y 130 nuevas farolas, y reducirá más de la mitad el ruido del tráfico con firme fonoabsorbente.

Aprobado inicialmente por el Ministerio de Transportes y Movilidad el proyecto “Mejora local. Tratamiento de las carreteras de la Red de Carreteras del Estado, en el ámbito de la ciudad de Alcañiz, para su humanización y compatibilización con las actividades ciudadanas”, el texto entró el lunes en fase de exposición pública a la espera de posibles aportaciones ciudadanas y de las entidades interesadas a lo largo de los siguientes 30 días hábiles (a contar desde el 20 de abril de 2022). Las obras, presupuestadas en 6,2 millones de euros, incluirán la construcción de cuatro nuevas glorietas, la instalación de 130 nuevas farolas en diversos emplazamientos de la ciudad, la plantación de cerca de 200 nuevos árboles y la pavimentación de las vías con un asfalto fonoabsorbente capaz de reducir a la mitad el ruido del tráfico rodado.

El Ayuntamiento de Alcañiz interviene de manera destacada en la configuración de un proyecto “que transformará por completo la ciudad de Alcañiz, convirtiéndola en referente de sostenibilidad urbanística para todo Aragón”, en palabras del alcalde, Ignacio Urquizu. El concepto central de la remodelación, que abarca 7 kilómetros de trazado urbano y periurbano entre los espacios comerciales de la avenida de Zaragoza y el Punto Limpio ya de salida hacia Castellón, es la “pacificación del tráfico”. Y se entenderá no sólo como reducción de velocidad, planteando un largo espacio de bulevares con limitación de 30 kilómetros por hora, sino como reducción de ruido, ampliación de aceras y espacios diferenciados para bicicleta, paseo e integración con el entorno.

El cronograma de obras que plantea el Ministerio en su proyecto -una ejecución de año y medio “que deberá comenzar a principios de 2023”, señala Urquizu- marca la N-232 antigua, el tramo urbano de la carretera Zaragoza-Castellón, como el punto de inicio de obras, comenzando además por la parte ‘dura’ de los trabajos, la renovación de redes, saneamiento, tuberías y colectores, en algunos tramos especialmente deteriorados por el paso del tiempo. Un acceso nuevo hacia un vial frente Camino del Batán, a la altura del 61 de Avenida de Zaragoza, ya cerca de la salida hacia La Estanca, coloca este tramo de travesía como el primero en el que se va a intervenir, lo que implicará que esa entrada natural a Alcañiz desde la capital de Aragón tendrá el primer plan de tráfico alternativo.

En este sentido, el proyecto marca que la ejecución de las obras se planteará con cortes de tráfico «en una o las dos direcciones de los viales utilizando las propias calles de Alcañiz o las vías de circulación perimetrales para el desvío del tráfico, por tanto no será necesaria la construcción de desvíos, únicamente su señalización». En general se plantea la ejecución de las obras «por medios viales de forma que pueda mantenerse al menos un carril disponible para la circulación de los vehículos», no obstante, «en casos puntuales se prevé realizar las obras con tráfico alternativo, regulado por semáforos o señalistas, mientras duren los trabajos».

Doble sentido de tráfico para Muro de Santiago

Uno de los hitos fundamentales de esta remodelación está en la reconfiguración completa del tramo de travesía más céntrico, el que corresponde a Muro de Santiago y Ronda de Teruel. El Ayuntamiento ha incorporado aquí diversos proyectos de renovación completa de redes, servicios y adaptación medioambiental que han derivado, en primer lugar, en la planificación de un nuevo colector de pluviales a lo largo de todo Muro de Santiago, que recogerá las precipitaciones provenientes de todo el Casco Histórico con imbornales ubicados en cada uno de los cruces existentes. Se incluye la reposición de sumideros/imbornales existentes en las aceras y calzada, así como dos nuevos tramos de colector de PVC de casi 300 metros de longitud en total.

Se añade, además, el proyecto municipal de «urbanización, restauración paisajística de la ladera e integración del nuevo vial de acceso al Barrio de Santiago de Alcañiz”. Con el objetivo de acomodar la nueva travesía a la restauración paisajística de la ladera occidental del Cerro de Pui Pinos, el nuevo paseo de Muro de Santiago y Ronda de Teruel se integrará con el futuro nuevo vial de acceso al Barrio de Santiago, «resolviendo además las conexiones con los paseos peatonales existentes que se han quedado desconectados por las obras de estabilización de la propia ladera». El espacio resultante se verá como un bulevar de cinco metros de ancho de calzada, doble sentido de circulación a velocidad pacificada y aceras más anchas, planificado como un balcón-mirador urbano a la orilla del Guadalope.

“La solución que hemos propuesto mantiene el doble sentido de circulación en este tramo, con una plataforma flexible por si en el futuro cabe la posibilidad de reformular y readaptar los sentidos de la circulación”, explica el Primer Teniente de Alcalde, Javier Baigorri, recogiendo en este sentido el sentir de buena parte de los vecinos. “Esperamos que esta inversión del Ministerio nos ayude a cerrar la cicatriz de Pui Pinos, y convierta este espacio en otro atractivo de nuestra ciudad”. De hecho, el firme para las aceras y las zonas de paseo en este tramo responderá a los requerimientos de protección patrimonial y ambiental que determina el PGOU para el ámbito del Casco Histórico de Alcañiz; será de piedra arenisca, y no de loseta hidráulica como en el resto de la actuación.

Paseo de Andrade; más iluminación y arbolado

El otro espacio céntrico con intervención profunda por parte del Ministerio es lo que el proyecto denomina N-211a, que no es más que el actual Paseo de Andrade. El plan de obras determina que los trabajos aquí habrán de comenzar a lo largo del sexto mes de ejecución, de manera que en lo posible traten de acompasarse al desarrollo del resto del proyecto así como al plan de la DGA con respecto a la Avenida de Aragón. La actuación comenzará aquí con la ampliación de la pequeña rotonda que comunica Andrade con la salida hacia Caspe, la calle Tortosa y el puente hacia la Plaza de Toros, un punto de cierta intensidad de tráfico que merece una actuación de mejora de la seguridad vial, máxime porque desde allí arrancará también el vial de acceso al nuevo Hospital Comarcal ahora en obras.

El Ministerio remodelará por completo el kilómetro largo que ocupa este paseo, renovando las 41 farolas antiguas, plantando arbolado en alcorques que se ubicarán espaciados cada doce metros, y sobre todo ensanchando unas aceras que en algunos puntos son “de dimensiones muy estrictas” y se encuentran en mal estado. La calzada final, de doble sentido, tendrá una anchura de alrededor de 6 metros, para dar espacio a la demolición de aceras y la construcción de otras nuevas. «Se propone», dice el Ministerio en su proyecto ahora en exposición pública, «el repintado de todas las marcas viales y la sustitución integral de todos los elementos de señalización vertical».

La actuación aquí concluirá en el cruce con las plazas 3 de Marzo y Santo Domingo, el puente de ‘El Trillero’, que es el empalme de salida de Avenida de Zaragoza y también el de Bartolomé Esteban, la carretera a la Cooperativa, que se someterá también a remodelación integral por parte, en este caso, del Gobierno de Aragón. Otro plan específico de tráfico deberá prevenir las afecciones de las obras de este espacio nuclear de Alcañiz, el punto principal de entrada al casco histórico de la ciudad a través de la ribera del Guadalope, en el que se cruzan los dos proyectos, el del Ministerio y el de la DGA, y cuyo aspecto cambiará sustancialmente.

Nueva rotonda frente la estación de buses

Por fin, Transportes y Movilidad mejorará la seguridad vial de otro punto clave del tráfico de Alcañiz, la entrada a la ciudad desde el Polígono de Las Horcas. Allí, junto a la estación de autobuses, se instalará una nueva rotonda que sustituirá el anticuado cruce a nivel que comunica con el barrio de San Pascual.  La ejecución de esta nueva rotonda se llevará a cabo a partir del noveno mes de trabajos, y cinco farolas dotarán de nueva iluminación el espacio, que se complementará con las 30 nuevas luminarias que se instalarán en la Avenida del Maestrazgo, ya en dirección al centro de la ciudad. “El crecimiento del barrio y el actual diseño de la intersección hacen que se convierta en un punto peligroso que el presente proyecto pretende resolver”, dice el Ministerio.

Por ello, “para solucionar el problema, se proyecta una glorieta de las dimensiones adecuadas, que facilite la incorporación de vehículos procedentes de todos los accesos y permita el giro en condiciones de amplitud y comodidad. La solución propuesta”, continúa Transportes, “consiste en la construcción de una glorieta de cuarenta metros de diámetro exterior de calzada y 27,40 metros de diámetro de isleta central, dejando una calzada de 6,30 metros de anchura con arcenes de medio metro de anchura”. Todas las entradas y salidas quedarán con este diseño canalizadas, y las dimensiones de la isleta central contribuirán a hacer mucho más clara la percepción de esta nueva glorieta de entrada a Alcañiz. Eso sí, la definición de la glorieta obliga a clausurar el actual acceso al barrio de San Pascual, que será sustituido por un nuevo trazado.

El Ayuntamiento de Alcañiz tiene a disposición de todos aquellos interesados en ver el proyecto una copia accesible al público para poder analizar un proyecto de transformación urbanística integral que, además, implicará una importante generación de empleo y actividad económica a lo largo de los 18 meses de duración de esos trabajos. Alcañiz, con 16.100 habitantes censados, cuenta con un parque móvil superior a los 13.400 vehículos, de los cuales 8.300 son turismos, y casi 2.500 son vehículos pesados incluyendo agrícolas. Las travesías de acceso a la ciudad registran una intensidad de tráfico diaria que ronda los 8.000 vehículos, repartidos casi a partes iguales entre la salida y entrada desde Zaragoza y la de Tarragona. “Hablamos de una actuación de mejora integral, que nos debe servir no para cuatro o cinco años, sino hasta el año 2050”, finaliza el alcalde Ignacio Urquizu.

Deja un comentario