Un escándalo y una vergüenza sin límites

Algún día tendrán los políticos españoles sentido común 

A ver si estos politicuchos del tres al cuarto nos lo pueden aclarar porque por lo que se ve, todos ellos carecen de sentido común. Jamás podría pensar que podrían gobernarnos gente de tan baja preparación e incultura, pues la mayoría roza la inutilidad supina. La demostración queda clara cada vez que les oímos hablar. Y sin comentarios de sus mensajes que no solo dan pena, si no que suelen dar vergüenza ajena las palabras con las que se expresan y sus “zapatillazos” a nuestra lengua española.

Pues vemos que a los españoles que pagamos nuestros impuestos “con creces”, por culpa del maldito coronavirus nos han tenido y nos tienen secuestrados anteriormente por el estado de alarma y en la actualidad  perimetralmente en nuestras localidades, pero eso sí, a los inmigrantes ilegales, que vienen a miles a nuestras cuotas, muchos de ellos infectados, no es que solo se les permite entrar ilegalmente, es que se va en busca de ellos, para realojarlos en hoteles de 4 de estrellas, pero ojo,  a gastos pagados y comida la que ellos piden ya que al ser islamistas tienen sus propios menús alimenticios.

Otra cosa importante. Mientras a ellos se les hacen los test, se les da cobijo, comida y un pequeño dispendio para sus gastos, podemos ver en nuestras calles de la península a españoles durmiendo por las calles, buscando comida por los contenedores de basuras, en el mejor de los casos yendo a comedores sociales para luego pasar la noche al raso. Pero eso sí, tenemos a nuestras dudosas ONGS buscando en medio de las noches a esos inmigrantes desembarcados en buenas barcazas, cerca de nuestras costas y haciéndoles subir a pateras para dar lástima, cuando la mayoría de ellos por no decir todos, para venir a España o a Europa, cada uno de ellos han pagado entre 2000 y 3000 euros. Ninguno viene desnutrido, sí no todo lo contrario, a su llegada, helados eso sí, porque los desembarcan por las noches en medio del mar, pero llegan  fuertes y robustos, con móviles caros y con bastante dinero en euros en sus bolsillos.

A los políticos, les importa muy poco o nada nuestros paisanos españoles que estén pasando calamidades, hambre, frio, que no se puedan lavar y no tengan las condiciones mínimas higiénicas, mientras que los ilegales disfrutan de todo eso que los “nuestros” no tienen. Lo único que deberían hacer es pintarse las caras y las extremidades de negro para ver sí, los pueden tomar por ilegales y no por españoles, y reciben los mismos beneficios que los ilegales que no han cotizado jamás un solo euro en nuestro país.

Artículo de opinión de Toni Catalá

Deja un comentario