Tras la practica abusiva del banco gestor de una tarjeta crédito es indemnizado por casi 40 mil euros

Nos encontramos con una de las noticias que no afectan directamente a nuestro territorio, pero pueden de servir de ayuda para algunos ante situaciones de abuso de poder por parte de grandes empresas.

El CEO de la consultora legal Cerciora, nos hace llegar una sentencia que han ganado hace unos días. Se trata del caso de un cliente, que se encontraba con una ansiedad económica preocupante, y tras casi 20 años, con evasivas por parte de la entidad financiera a la que le contrato una tarjeta de crédito, y pagando comisiones e intereses, ha logrado ser indemnizado, y ganar al gigante financiero.

Os dejamos la nota de prensa del CEO de la consultora legal Cerciora, por si es de vuestro interés:

SOBREVIVE AL COVID-19, TRAS SU LARGO PASO POR LA UCI, Y RECIBE LA NOTICIA DE QUE WIZINK ES CONDENADO A DEVOLVERLE 39.151 EUROS

D.J.C, vecino de Valencia, es uno de esos ciudadanos que han estado a punto de perder la vida debido al Covid-19. Tras 90 días en el hospital, 50 de ellos en la UCI, pelea a diario para poder recuperarse de las duras secuelas producidas por el virus. Sus riñones, tras un duro periodo de diálisis, funcionan a un 30% y sus pulmones a un 50% de capacidad.

Su verdadero calvario llegó cuando recibió el alta hospitalaria. Tal y como él describe: “Aún estaba muy débil, recién llegado del hospital, y Wizink me llamaba mañana, tarde y noche. ¡Era horrible!”.

A las pocas semanas Daniel recibió la llamada de la plataforma legal que gestionaba su demanda y todo cambió. CERCIORA le comunicó que Wizink era condenado a devolverle 39.151 euros.

D.J.C contrató hace 19 años una tarjeta de crédito BARCLAYS CARD (Actualmente Wizink) con un interés usurario del 26,82% TAE. Este tipo de interés, tras la sentencia del Tribunal Supremo de marzo de 2020, es considerado usura.

El 5 de marzo, la magistrada Dª MARÍA DEL BELÉN LÓPEZ CASTRILLO del Juzgado de 1ª Instancia nº 48 de Madrid, declaraba la nulidad, por usurario, del contrato de tarjeta suscrito entre las partes, condenando a la demandada a la devolución de todas las cantidades que excedan del capital dispuesto, intereses legales de dicha suma desde la interpelación judicial hasta su pago y abono de costas.

“Llevaba pagando su tarjeta de crédito desde el año 2002. Éramos conocedores de los duros momentos por los que nuestro cliente estaba pasando y fue, realmente gratificante para todo el equipo, darle esta gran alegría que, con toda seguridad, reducirá la ansiedad económica durante su recuperación.” Explica Jesús Bernardo, CEO de la plataforma legal CERCIORA.

Deja un comentario