Ser parte de la solución, artículo de opinión de María Milián

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Más allá de lo dramático de la situación que estamos viviendo como consecuencia de la crisis del COVID-19, quiero lanzar una mirada diferente. Una mirada positiva.  Una mirada constructiva. Como dice la vieja máxima de la resolución de conflictos, “si no eres  parte de la solución, entonces eres parte del problema”. Y en estos días son muchas las voces que critican y buscan la confrontación y el desgaste. Son muchos los motivos que nos podrían hundir en el pesimismo. Yo prefiero pensar que incluso de los peores momentos tenemos cosas que aprender. Cada crisis, sin duda,  es una oportunidad para cambiar lo que no funciona y mejorar lo que imprescindible.

Esta crisis nos ha recordado la importancia de tener una buena Sanidad Pública. Y nos ha permitido comprobar, en uno de los peores escenarios posibles, que efectivamente  la tenemos.  Y debe ser mejorada y potenciada aún más, porque algunos en los últimos años han ido precarizándola, para desmantelarla y pasarla a manos privadas.  Pero a pesar  de ello, goza de buena salud. Además contamos con un excelente personal sanitario, que ha demostrado su implicación y su valentía estando en la primera línea en condiciones muy complejas. Y nos ha permitido ver como las personas han sabido valorar el esfuerzo, y han salido cada día a ventanas y balcones a aplaudir, como muestra de respeto y reconocimiento.

Esta crisis nos ha recordado la importancia de los profesionales de la ciencia y la tecnología. Tenemos muchos profesionales que han tenido que  salir a otros países a desarrollarse profesionalmente y encontrar un futuro. Esta pandemia  nos ha demostrado que son muy necesarios. El futuro va de la mano del desarrollo de la ciencia y la tecnología y creo  que  es el momento de abrirles las puertas de regreso a casa.

Esta crisis nos ha recordado la importancia de las personas que desarrollan tareas de cuidados (mayoritariamente mujeres) tanto profesional como familiar. Profesionales de la ayuda a domicilio, geriatría, guarderías y de comedores escolares, etc. Sin ellas el cuidado de nuestras personas mayores, de nuestros niños y niñas y de todas las personas dependientes, sería imposible.  Actividades que a lo largo de la historia nuestra  sociedad ha infravalorado continuamente.

Esta crisis nos ha permitido pasar y disfrutar de más tiempo con la familia. Y esto es simplemente maravilloso. Nos ha permitido ver que la tecnología puede estar al servicio de las personas y no al revés. Hemos estado conectados entre varias generaciones, incluso los más mayores,  para estar cerca de los que más queremos.

Esta crisis nos ha permitido ver innumerables muestras de solidaridad para atender y ayudar a las personas que más lo necesitaban, a través del trabajo de las ONG,s, diferentes colectivos  y también de iniciativas individuales y anónimas.

Esta crisis nos ha permitido comprobar que no necesitamos tantas cosas materiales para vivir y que podemos reducir nuestro nivel de consumo de manera considerable. Y que incluso es posible mejorar la salud del planeta, pues se ha producido un descenso importante de la contaminación.

Esta crisis nos ha demostrado que necesitamos unos servicios públicos fuertes y de calidad. Se ha puesto en evidencia que cuanto más débil sea el sector público más muerte, pobreza y sufrimiento genera a la ciudadanía.

Esta crisis es en definitiva una oportunidad para reflexionar sobre qué modelo de pueblo, ciudad, país y sociedad queremos, y sobre todo una oportunidad para ponernos a trabajar en construirlo. Y en eso estamos porque tenemos muy claro que queremos ser parte de la solución.

Un artículo de opinión de María Milián.

IU/ Ganar Alcañiz.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario