Más de la mitad de autónomos lo confirma: la presión fiscal que soporta el colectivo es insostenible

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Se trata de una opinión demasiado extendida entre el colectivo de los trabajadores autónomos. La presión fiscal que sufrimos es insostenible, y tiene como único objetivo recaudar dinero a través de impuestos y cotizaciones sociales que se reciben de los autónomos y empresas.

Así se desprende al menos del último estudio publicado por Adecco e Infoempleo sobre la situación de los autónomos. Más de la mitad de estos trabajadores (en concreto, el 55,3%) se queja de la presión fiscal que soporta, mostrando cierto descontento hacia las políticas de empleo llevadas a cabo por los diferentes gobiernos.

De hecho, las cargas administrativas y burocráticas y la elevada presión fiscal son vistas como los dos principales inconvenientes que tienen los trabajadores para emprender (para el 47,5 y el 42,5%, respectivamente). El complejo funcionamiento de las ayudas a los autónomos afecta a uno de cada tres autónomos.

Les sigue el proceso de búsqueda de clientes, una preocupación para el 32,5% de los autónomos; conseguir financiación (29,7%); la competencia desleal y la economía sumergida (26.9%) o la morosidad (19%). Tan solo un 2,4% no ve inconvenientes en ser autónomo.

Sin embargo, a pesar de todos estos problemas, hay muchas ganas de emprender, especialmente por personas de elevada cualificación académica y profesional. Hasta el 53,6% de los trabajadores cuentan con formación universitaria o superior y tan solo un 1% de los autónomos no tiene estudios.

Los impuestos se llevan más del 50% de la facturación anual de las pymes, pero todavía piden más.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario