Las familias afectadas por el derrumbe y consolidación de Pui-Pinos cuyas viviendas no entrañan riesgos podrán volver a las mismas el 30 de septiembre

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

El Ayuntamiento de Alcañiz se reunió ayer martes con la Plataforma de Afectados y comunicó el cumplimiento de plazos previstos; el alcalde, Ignacio Urquizu, y los portavoces Baigorri, Lahoz y Milián, reafirmaron el compromiso consistorial para solucionar la problemática.

Cinco familias afectadas por el derrumbe del cerro de Pui-Pinos en 2017 podrán volver a sus casas el próximo 30 de septiembre, ya que han finalizado las obras de estabilización de la zona y sus viviendas se consideran en condiciones de habilitabilidad y fuera de peligro. Así lo comunicaron ayer martes a la Plataforma de Afectados el alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, y los concejales Javier Baigorri (portavoz del Grupo Municipal del Partido Socialista Obrero Español, PSOE), Kiko Lahoz (portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos, Cs) y María Milián (portavoz del Grupo Municipal Izquierda Unida-Ganar Alcañiz, IU).

A la reunión, anoche en el Salón de Plenos del Ayuntamiento alcañizano, además de los ediles, asistió una quincena de personas de la Plataforma, a quienes el alcalde les comunicó que “estamos cumpliendo los plazos previstos y con éstos el compromiso de que puedan volver a sus casas cinco de las familias afectadas cuyos inmuebles, según las valoraciones técnicas, son habitables y están extentos de riesgos”. Urquizu y el resto de concejales reiteraron los firmes compromisos del consistorio de dar soluciones lo más satisfactorias posible a todos los afectados, a los que agradecieron su comprensión, y de acatar sin recurrirla cualquier sentencia relativa al derrumbe, que se halla en proceso judicial para determinar responsabilidades e indemnizaciones por los daños ocasionados.

Entre las vías de solución, además de la vuelta a sus hogares de las cinco familias citadas y de la estabilización completada del cerro, el alcalde planteó anoche a la delegación vecinal “la posibilidad de permutas de terrenos municipales para aquellos afectados que perdieron completamente sus hogares por el derrumbe”. Ignacio Urquizu explicó también que “las obras de estabilización ya han concluido, lo que permite que puedan volver a sus casas el 30 de septiembre, como era nuestro compromiso, las cinco familias desalojadas por ese motivo”. El primer edil reconoció que “el proceso está siendo más largo para quienes perdieron completamente su vivienda, a quienes agradezco mucho la comprensión que están teniendo”, y situó en el horizonte del próximo año “la solución definitiva para todas las familias que se vieron afectadas por esta desgracia que afortunadamente no se cobró ninguna vida pero que desde el punto de vista emocional y material ha sido muy dura para todas ellas”.

Al término de la reunión de ayer, los afectados agradecieron a la representación municipal que les mantuvieran informados sobre la evolución de las obras en Pui-Pinos y del proceso para restituirles sus viviendas o proporcionárselas a quienes las perdieron completamente. Una de las portavoces del colectivo vecinal, Ana Insa, calificó de “positiva la información, que nos están dando paulatinamente bien”, y matizó que “en cuanto a soluciones definitivas, está siendo un proceso muy largo, especialmente para quienes están en la situación más penosa, la de no tener vivienda”.

Además de informar ayer del estado de las obras en Pui-Pinos, en las que ha finalizado la consolidación del cerro y se trabaja en el proyecto de un nuevo vial, el alcalde reafirmó que “el Ayuntamiento apoya y está con todos y cada uno de los afectados, estamos trabajando en diferentes soluciones para resolver lo más satisfactoriamente posible cada caso individual”. Urquizu expresó la voluntad de que los afectados “se sientan arropados por su institución más cercana, que es el Ayuntamiento”.

El Ayuntamiento de Alcañiz está cumpliendo los plazos previstos en las obras de consolidación del cerro de Pui-Pinos. En éstas, la estabilización de la zona está concluida y se trabaja en la redacción del proyecto de un nuevo vial y en soluciones para quienes perdieron sus viviendas por el derrumbe de 2017, tal y como informó anoche el consistorio a representantes de la Plataforma de Afectados.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario