La otra cara de las eólicas, los pueblos turolenses que las necesitan para sobrevivir

Los alcaldes y concejales de los municipios que integran la Asociación Viento Alto: Cantavieja, La Iglesuela del Cid, Tronchón, Villarluengo, Mirambel, La Cuba, Bordón, Fortanete y Puertomingalvo. Somos de diferentes siglas políticas: PSOE, PP y PAR, pero en esto estamos todos juntos, repetimos, todos juntos. Por responsabilidad ante la situación sanitaria tan solo hemos venido los alcaldes y no hemos convocado a nuestros vecinos a manifestar su opinión con nosotros.

-Apostamos por la instalación de parques eólicos en nuestros términos municipales. En la gran mayoría de pueblos de los que aquí estamos representados ya tenemos parques eólicos a escasos kilómetros del pueblo con afección visual y paisajística. Parques ubicados en los municipios limítrofes con nuestros pueblos de la vecina provincia de Castellón. La mayoría los vemos todos los días desde el 2005 cuando se instalaron sin que nadie de los que ahora se rasga las vestiduras dijera nada.

-Estamos aquí para exponer nuestros argumentos. Hemos esperado a hacerlo a que finalizase el periodo de alegaciones al proyecto que ha presentado Forestalia. Podríamos haber venido antes, pero lo hacemos ahora, cuando todo el mundo ha podido opinar y alegar, a favor y en contra.

-Representamos a nuestros vecinos. Nos han elegido los que viven y están empadronados en nuestros pueblos. Tenemos toda la legitimidad democrática que nos han dado las urnas y hablamos en nombre de la gran mayoría de nuestros habitantes.

-Los que vivimos y queremos vivir en los pueblos todo el año apoyamos que se lleve a cabo la instalación de los parques eólicos por muchos motivos. Estos son algunos:

1. Porque nuestros pueblos están abocados a la desaparición. La sangría demográfica parece imparable. Ni el turismo, las zonas ZEPA, ni los parques culturales, ni las reservas de caza han ayudado a evitar que perdamos población sin cesar. Cada día somos menos y si esto sigue así en pocos años no seremos nadie.

2.Porque necesitamos crear empleo, actividad económica y favorecer medios de vida para los que ya estamos y todos los que quieran venir a vivir y trabajar con nosotros. Porque queremos a nuestros pueblos vivos: con niños en las escuelas, con instalaciones socioculturales para todos, con actividad social, con residencias de mayores, con las calles con gente, con trabajo, con ingresos para nuestros ayuntamientos para luego revertirlos en mejores servicios para nuestros vecinos y vecinas…

3.Los parques eólicos son una posibilidad más, que no la única, para crear actividad económica, empleos, energías limpias y aportar nuevos recursos a nuestro territorio. Sabemos muy de cerca lo que representa un parque eólico y todo lo asociado a ellos. No nos tienen que explicar nada. Lo pueden contar muchos vecinos de la comarca que trabajan en los parques eólicos de Castellón. De hecho, algunos de ellos han venido a vivir a nuestros pueblos gracias a estas instalaciones.

4. Está más que comprobado que los parques eólicos son compatibles con las actividades actuales que se desarrollan en nuestro territorio: la ganadería, la construcción, los productores agroalimentarios y el turismo. Estos son los únicos recursos actuales y sólo con ellos nos vamos a morir. El Maestrazgo y Gúdar Javalambre llevan camino de ser un desierto humano. Los que aquí estamos nos sentimos con el deber moral de buscar todas las posibilidades para mantener vivos nuestros pueblos. Y vivos es con gente.

5. No hay nadie que quiera más a nuestros paisajes que los que los vemos cada día. Que nadie ponga en duda eso. El paisaje del Maestrazgo y de Gúdar Javalambre está humanizado desde hace muchos siglos, ha sido transformado desde tiempos inmemorables para satisfacer las necesidades de sus habitantes: la extracción de madera, los abancalamientos, los muros de piedra seca, los molinos de agua en los ríos, los cultivos de cereal o patatas son sólo algunos ejemplos. El paisaje seguirá estando ahí.

6. Nadie quiere más a nuestros pueblos que los que vivimos en ellos y los que queremos seguir viviendo en ellos. Pero queremos vivir con condiciones dignas, con recursos para que nuestros niños tengan la mejor educación, para que nuestros mayores tengan la mejor atención, para que nuestros ayuntamientos tengan la capacidad de proporcionar a sus vecinos los servicios que demandan. Y para ello necesitamos ingresos. Y eso no siempre llega desde las administraciones que nos gobiernan.

7. Nos quedan muy pocas oportunidades de futuro antes de morir como territorio humanizado. Una, no lo dudéis, es esta. Durante los últimos meses los aquí presentes hemos tenido que escuchar todo tipo de insultos y mentiras sobre cómo se van a llenar nuestros bolsillos. Nadie de los que aquí estamos cobra por el cargo que representa en su ayuntamiento. Repetimos: NADIE. No nos hemos vendido a nadie, ni nadie nos ha comprado. Simplemente estamos trabajando en dar una oportunidad más, quizá la última, a los pueblos que representamos.

8.Los vecinos a los que representamos quieren los parques eólicos. Así nos lo hacen saber en nuestro día a día. Sabemos que también hay opiniones en contra, pero en el territorio, os lo aseguramos, queremos los parques eólicos.

9. Los aerogeneradores no serán el apocalipsis. Serán puestos de trabajo, inversión, infraestructuras, energía limpia, ingresos para los municipios. La despoblación que padecemos viene en gran medida debida a la desigualdad que padece nuestro territorio por la falta de oportunidades y recursos con respecto a los grandes núcleos de población. ¿De qué quieren que vivamos, si es que quieren que vivamos en nuestros pueblos?. No negamos ningún impacto. Sabemos que lo habrá, como cada actividad humana. Pero estamos dispuestos a asumirlo. Vemos más ventajas que inconvenientes.

10.Tenemos que pensar en el futuro de nuestros municipios. Para algunos, sobre todo los más pequeños revertir la situación demográfica será difícil, otros quizás estén a tiempo. Lo que sí es verdad es que los recursos económicos que generaran los aerogeneradores a los consistorios serán la garantía de que nuestros vecinos y todos aquellos que apostaron por vivir en el territorio gocen de unos servicios dignos hasta el fin de sus días.

Es un proyecto que ha generado algo muy importante entre nuestras gentes: ILUSIÓN. Ilusión que vemos en panaderos, carniceros, carpinteros, propietarios de viviendas de turismo rural, ganaderos, peluquerías, bares… Nuestros vecinos, más allá del ruido de las redes sociales, nos dan su apoyo diario y eso nos anima a estar aquí hoy. No nos engañamos si afirmamos que más del 80% de nuestro tejido productivo está con nosotros y ha alegado a favor de los parques eólicos.

11.Hace más de cuatro años que comenzamos a trabajar para que los parques eólicos llegasen a nuestros pueblos. Y lo hicimos desde el convencimiento del desarrollo integral de nuestro territorio, pactando entre nosotros cómo se redistribuirían parte de los recursos para que los pueblos salgan adelante. La solidaridad, la responsabilidad y la ecuanimidad la hemos puesto en práctica desde un primer momento, y así seguiremos.

12. Los ayuntamientos, como no podría ser de otra manera, seremos los primeros garantes de la legalidad y de los derechos de nuestros vecinos y vecinas. Como ellos, somos los primeros interesados en que todo el proceso acabe bien y siga mejor. Por eso hemos buscado a los mejores para asesorarnos y defender nuestros derechos.

13. En definitiva, no queremos ser una reserva india, un territorio desierto, un ejemplo de España vacía y vaciada. Vamos a luchar y a trabajar para que el proyecto eólico en el Maestrazgo y Gúdar-Javalambre sea una realidad. Nadie de los aquí presentes responde a los calificativos de estómago agradecido, cacique, vendido y otras lindezas que nos han dedicado. Ah, y no nos vamos a hacer ricos con todo esto. Esta mañana, el viaje ha salido de nuestro bolsillo. Los que hoy estamos aquí queremos un futuro para nuestros pueblos, queremos parques eólicos como Teruel quiso el aeropuerto y Dinópolis, como Alcañiz Motorland, como Zaragoza Opel, como el Pirineo el esquí. ¿También dirían no a estos proyectos los que ahora están en contra de los parques eólicos?

14. Han intentado enfrentarnos, crear conflictos entre nuestros propios vecinos y no, no conseguirán separarnos ni resquebrajarnos. En esto estamos juntos. El Maestrazgo y el Gúdar-Javalambre que existen están aquí hoy y en nuestros pueblos cada día. Respetamos la decisión de los municipios que no desean parques eólicos, del mismo modo que pedimos respeto para los que sí apostamos por esta alternativa de desarrollo para nuestros pueblos. Ellos, como nosotros, queremos ser dueños de nuestro futuro.

15. Hemos escuchado muchos NO y mientras tanto nadie nos ha traído ninguna alternativa real y aplicable, ni recursos para ofrecer mejores servicios sociales, mejores infraestructuras y servicios educativos, más oportunidades para nuestros emprendedores o soluciones para ofrecer acceso a la vivienda a los que desean quedarse con nosotros todo el año. Nuestras palabras son SÍ, ADELANTE, CON RESPONSABILIDAD Y SOSIEGO, CON EDUCACIÓN, CON SENTIDO COMÚN. Tenemos detrás a nuestros vecinos y por eso decimos Sí A LOS PARQUES EÓLICOS.

Deja un comentario