La inflación en abril desciende al 8,4%: hay indicios del comienzo del descenso de la inflación más alta en 30 años

Podemos estar al inicio del descenso de la inflación más alta en 30 años, pero el dato sigue siendo malo.

Los datos parecen indicar que hemos tocado techo, ya que dos fuentes importante de inflación, el petróleo y la electricidad, se han contenido.

Puede que estemos al inicio de un descenso en la inflación española que deje atrás los peores datos en este aspecto en los últimos 30 años. No obstante, el dato sigue siendo malo. Veámoslo con un ejemplo.

Imaginemos una persona que cobrara en abril de 2021 el Salario Mínimo de entonces y que con él pudiera cubrir sus necesidades (lo que es mucho suponer). Eso significa que con los 965 € de entonces podía vivir (seguramente sobrevivir). En enero el SMI sube a 1.000€, una buena noticia para ella. Y ahora la mala, con la inflación al 8,4% en este abril necesitaría 1.046,06 € para comprar lo mismo. Es decir, vive peor que en abril del año pasado a pesar de la subida de su De ahí las reclamaciones de las organizaciones de consumidores, trabajadores, etc.

No obstante, hay varios datos que parecen indicar que hemos tocado techo y que la subida de precios ha comenzado a ser menor que hasta ahora:

  • El precio del petróleo ha bajado y parece que se mantiene estable en torno a los 100$/barril lo que estabilizará el precio de los combustibles, una de las principales fuentes de inflación.
  • El descuento de los 20 céntimos por litro, una medida para nada barata para las arcas públicas, ayuda a ahondar el efecto anterior y adelanta la bajada de los precios del petróleo al bolsillo de los consumidores. Hecho este importante ya que las petroleras siempre se hacen las «remolonas» a la hora de trasladar los descensos del precio del crudo a las gasolinas.
  • La aplicación del tope al precio del gas en la generación eléctrica, la llamada «excepción ibérica» que tanto costó a los gobiernos de España y Portugal sacar adelante, hace prever una fuerte bajada de los precios de la electricidad, otra de las principales fuentes de inflación.
  • También el cambio de estación con menos necesidad de consumo eléctrico hará que baje la demanda y, por extensión, los precios de la energía.

Finalmente, una entidad como el FMI augura que la inflación en España en 2022 quedará en torno al 2,7% mientras que en 2023 sería del 0,8%. Queda mucho hasta entonces y habrá que hablar sobre cómo afectan a las familias estas subidas, pero, quizás, lo peor haya pasado.

Por Manuel Moreno Rojas, analista de UCARAGÓN

Deja un comentario