La Diputación de Teruel hace efectiva la compra de su futura sede en Alcañiz

El local ubicado en la zona conocida como Urbanización Santa María tiene un coste de 288.000 y además se han comprado 3 garajes por 6.000 euros cada uno

 El presidente Manuel Rando ha firmado la escritura que, ha dicho, dará a la capital del Bajo Aragón “los servicios que merece”

El presidente Manuel Rando ha formalizado esta mañana toda la documentación para la compra definitiva a Caja Rural de Teruel del local donde se van a ubicar las nuevas oficinas de la institución provincial en Alcañiz, en la zona conocida como Urbanización Santa María. Se trata de un espacio amplio y luminoso en los bajos de un edificio de reciente construcción, a apenas unos minutos del centro de la ciudad. Tiene un coste de 288.000 euros y, además, se han comprado 3 garajes por 6.000 euros cada uno.

“La capital del Bajo Aragón debe tener los servicios de la Diputación que se merece, porque hasta ahora no los tenía” ha dicho Manuel Rando, que ha estado acompañado por técnicos de la Diputación en la firma de la escritura con el director de Negocio de Caja Rural de Teruel, Ángel Espinosa. “Las nuevas oficinas no solo son necesarias para eliminar las barreras arquitectónicas e implantar, por ejemplo, sistemas de ahorro energético y dar un mejor servicio, sino que servirá también para mejorar nuestra presencia en esta parte de la provincia, a través de un espacio más visible y más abierto al público, que nos permita interactuar con la sociedad de la zona”.

Con las nuevas oficinas, la sede de la Diputación de Teruel en Alcañiz doblará su espacio, desde los algo menos de 200m2 con los que cuentan las oficinas en alquiler de la plaza del Dean hasta los 430m2 útiles. Se han proyectado unas instalaciones modernas, adaptadas a las necesidades actuales de la Diputación, que cuenta con 9 trabajadores de los servicios de Recaudación, Gabinete Técnico y Programas Europeos.

Además, el nuevo espacio de la Diputación de Teruel en Alcañiz también acogerá las oficinas de Diario de Teruel en el Bajo Aragón, que cuenta ahora mismo con tres trabajadores, y contará con una zona abierta a la sociedad bajoaragonesa para realizar actos, convocar ruedas de prensa o mantener reuniones, así como para cualquier necesidad que requieran los ayuntamientos.

Tras la compra del local, y ya con el proyecto definido, en los próximos meses se van a solicitar los permisos necesarios para iniciar las obras lo antes posible.

 

Deja un comentario