La Diputación de Teruel apoya la Feria de la Tapa de Valjunquera

El presidente Manuel Rando inaugura esta cita que promociona los productos locales con distintas propuestas culinarias en 14 puestos  .

Rando ha destacado el apoyo de la Diputación de Teruel a los productos agroalimentarios de calidad y a las ferias agropecuarias.

El presidente de la Diputación de Teruel (DPT), Manuel Rando, ha inaugurado la mañana de este sabado la V Feria de la  Tapa de Valjunquera, que ha vuelto a celebrarse tras dos años de parón por la pandemia. Esta actividad cuenta con el apoyo de la institución provincial a través de la línea de subvenciones dedicada a ferias agropecuarias, agroalimentarias y medioambientales, que son consideradas de especial importancia por su capacidad dinamizadora de la economía, el desarrollo de la actividad agrícola y ganadera y  la promoción de los productos de proximidad.

Con el presidente han estado también representando a la DPT el vicepresidente Alberto Izquierdo, la diputada de Desarrollo Territorial María Ariño y la propia alcaldesa de la localidad, Susana Traver, que es diputada de Hacienda y Educación. Tras el acto de inauguración han recorrido las calles y plazas del centro histórico de la localidad, donde se ubican durante todo el fin de semana los 14 puestos con distintas propuestas culinarias a base de productos locales.

“Es una grandísima idea alrededor de nuestra gastronomía, de los productos agroalimentarios de lujo que tenemos en nuestra provincia y que nos caracterizan ante el mundo”, ha dicho Manuel Rando durante la inauguración, señalando especialmente el producto estrella de la localidad, el aceite de denominación de origen del Bajo Aragón que produce la Cooperativa de San Miguel.

El presidente ha apuntado que las ferias son “un instrumento fundamental para la promoción de nuestro sector primario, la ganadería y la agricultura, pero también se unen con el terciario, el comercio y el turismo” y ha destacado también el carácter “socializador” de la Feria de la Tapa. “No solo reivindicáis el producto local o de proximidad, también ponéis en valor nuestra forma de vida, la socialización en la calle, en nuestros bares, a través de nuestras asociaciones que tienen una importancia fundamental para el desarrollo y la puesta en marcha de la iniciativa”, ha dicho.

La alcaldesa, Susana Traver, ha resaltado también la solidaridad vecinal, que se puso de manifiesto durante la pandemia. “De nuevo volvimos a recuperar las calles y hoy, también, nuestras tradiciones”, ha dicho al apuntar que con tan solo cuatro ediciones la Feria es ya “cita ineludible en nuestros calendarios”.

Traver ha señalado que el objetivo de la feria es dar mayor visibilidad al pueblo. “Todos nos sentíamos orgullosos de nuestro patrimonio, de nuestra cultura y de nuestras tradiciones, pero, sobre todo, de nuestro modo de vida: la agricultura tradicional y su reflejo en el aceite de oliva.                                                            Sumando estas ganas de dar a conocer nuestro pueblo con el potencial que tiene nuestro aceite, surgió esta propuesta”, ha dicho calificando a la Feria como “viva y atractiva tanto para la población como para los visitantes”.

Además de los espacios de tapeo, en los que colaboran las asociaciones de la localidad, los productores, la Cooperativa, comercios de la localidad y bodegas, también se ha programado una exhibición de jamón el domingo por la mañana, una batucada y una discomóvil. Además, la localidad ha recuperado uno de sus símbolos de identidad con la plantación de un olmo en el centro de la plaza del Sechá en lugar del tronco del viejo olmo que murió víctima de la grafiosis.

Deja un comentario