Jóvenes de Ciudadanos impulsa un manifiesto para reivindicar un espacio propio y convertirse en un referente para los españoles

Vivimos una situación alarmante.
España está sufriendo un periodo de deterioro institucional que se agrava cada día.
Los ciudadanos nos vemos perjudicados por un gobierno que cede sistemáticamente
a los chantajes de grupos políticos radicales, gobiernos nacionalistas y países
contrarios a nuestros valores e historia. Todo ello con el fin de perpetuarse en el poder.

Las consecutivas subidas de impuestos, la inflación descontrolada y el endeudamiento
de la administración son un símbolo más de este declive. El esfuerzo fiscal se ha
elevado un 11% en el último año, el poder adquisitivo de los españoles sufre la mayor
bajada de los últimos veinte y además, nos enfrentamos al reto demográfico. Una
carga inasumible para nuestra generación.

Su deuda de hoy es nuestra condena de mañana. Somos los estudiantes, los jóvenes
trabajadores, los autónomos, los emprendedores y las familias que cumplen, quienes
una vez más, con nuestros impuestos, nos vemos obligados a pagar los excesos de la
administración.

No se nos está escuchando, pero tenemos mucho que decir.
No solo los jóvenes de nuestro partido, sino toda la ciudadanía y en especial los jóvenes
que sufrirán este atraco intergeneracional. Quizás algunos aún no son conscientes de
que su futuro está siendo destruido, nosotros sí somos conscientes. Por todo esto,
hacemos una llamada a la reconstrucción.

Reconstruyamos la normalidad democrática, para no depender de los extremos que
pretenden tutelar nuestro modo de vida, diluyendo nuestra ciudadanía en lo colectivo.
Reconstruyamos nuestro modelo económico, para que nuestra generación no sufra el
infierno fiscal de una administración endeudada e ineficiente. Reconstruyamos la
imagen de nuestro país, para que nos mostremos orgullosos de nuestra historia y ser
españoles dentro y fuera de nuestras fronteras.
Jóvenes de Ciudadanos ha demostrado muchas veces que se puede hablar sin
complejos, que el centro no es la equidistancia y que nuestras convicciones no
cambian dependiendo de otros actores políticos. Como proyecto autónomo y liberal,
vamos a dar la batalla por la España a la que aspiramos. Queremos una España
valiente, seamos valientes.

Pongamos en marcha una agenda de reconstrucción con tres objetivos prioritarios:
1. Una llamada a la reconstrucción económica. Frenar el infierno fiscal y la deuda.
2. Una llamada a la reconstrucción democrática. Frenar el deterioro institucional.
3. Una llamada a la reconstrucción nacional. Frenar el menosprecio de España dentro
y fuera de nuestras fronteras.
Una agenda que permita recomponer nuestro país siendo alternativa a la deriva
política actual.
Esto no es solo una declaración, es un primer paso a la reconstrucción que comienza
hoy y para el que contamos con todos vosotros.
Es el momento de moverse, de implicarse, de actuar.
Porque España y nuestra generación lo merecen.

Deja un comentario