El Servicio de Orientación Familiar sigue apoyando a las familias en la gestión de las dificultades de convivencia durante el confinamiento

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Se puede hacer uso de este recurso en el 976 71 67 39 o enviando una solicitud a familiasecretaria@aragon.es.
El objetivo del mismo es aliviar las tensiones que puedan generarse en el entorno familiar o agravarse debido a la situación de aislamiento y la permanencia 24 horas en el hogar.

La situación de confinamiento provocada por la crisis del COVID-19 puede hacer aflorar una gran cantidad de sentimientos como irritabilidad, frustración, estrés, aburrimiento o preocupación. El desgaste psicológico que conllevan y la gestión adecuada de todas estas emociones supone, en muchos casos, todo un reto para las familias, que han pasado a compartir las 24 horas del día, trabajar o estudiar desde casa y tener que lidiar con las situaciones personales de cada uno de sus miembros. Por ello, el Servicio de Orientación Familiar de la Dirección General de Igualdad y Familias del Gobierno de Aragón sigue prestándose de manera telemática para asesorar en la resolución de conflictos a las familias que lo requieran y crear dinámicas positivas que ayuden a mantener la convivencia en el hogar. Las demandas pueden realizarse tanto por teléfono, en el 976 71 67 39, como por correo, a familiasecretaria@aragon.es.
“Nos encontramos en una situación compleja y queremos aconsejar y guiar sobre conflictos familiares que puedan surgir en el seno de la pareja, también aquellos relacionados con la autoridad familiar, los asuntos intrafamiliares u otro tipo de relaciones, ofreciendo alternativas y proponiendo dinámicas familiares positivas que mejoren la convivencia”, remarca la directora general de Igualdad y Familias, Teresa Sevillano.
La Orientación Familiar consiste en un proceso de ayuda cuyo fin es facilitar la solución de problemas y la gestión adecuada de conflictos que pueden suponer un desafío al mantenimiento de la armonía en las relaciones familiares. Aborda las dificultades desde su origen y antes de que cobren dimensiones de mayor trascendencia. Va dirigida a familias, parejas o personas que precisan orientación y apoyo ante situaciones de confrontación conyugal, filial o intergeneracional y tiene un carácter preventivo. Se trabaja desde el asesoramiento y la información proporcionada por el grupo de profesionales que integran el Servicio y que ofrecen pautas de comunicación y potencian habilidades para la superación de crisis.
En una situación como la actual, donde la crisis sanitaria altera gravemente la vida en los ámbitos laboral, familiar y social, se hace más necesario que nunca un esfuerzo sustancial por parte de todas las personas para sobrellevar las circunstancias. Entender y manejar la crisis sanitaria y adoptar las medidas recomendadas, así como el miedo a que personas queridas enfermen o a lo que ocurrirá social y económicamente cuando termine la pandemia, puede generar tensiones en la convivencia y en las relaciones intrafamiliares relacionadas con:
1- Dificultad de organización del teletrabajo o telestudio para que sean productivos y permitan al mismo tiempo continuar con los cuidados de la familia y el hogar, asegurando que se hace una distribución equitativa de las responsabilidades.
2- Conflicto con los hijos adolescentes por la limitación de acceso a los recursos tecnológicos y la necesaria gestión eficaz del tiempo libre para evitar el aburrimiento.
3- Dificultad de gestión de las emociones propias y de los demás, vinculadas al confinamiento y a la falta de relación social derivada del aislamiento.
4- Discrepancias en la pareja en cuanto a la propia relación, pautas comunes de parentalidad, corresponsabilidad o preocupaciones económicas.
5- En casos de separación o divorcio, cumplimiento del régimen de custodias y visitas, riesgo de movilizar a los niños y niñas o miedo a que el hijo o hija se contagie en la “otra” casa.
Todas estas situaciones pueden ser objeto de un proceso de Orientación que alivie las tensiones y contribuya a gestionar esas dificultades En 2019, fueron 263 las personas que solicitaron la ayuda de este servicio. En total, se han producido más de 5.000 intervenciones de Orientación desde 2004.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario