El Partido Popular y el Partido Aragonés presentan un recurso de reposición contra el nombramiento del vicesecretario del Instituto de Estudios Humanísticos

Aluden en su escrito a que se han incumplido los estatutos del organismo y también a que el proceso no ha garantizado el derecho a la información de la oposición

El nombramiento del concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alcañiz, Jorge Abril, como vicesecretario del Instituto de Estudios Humanísticos sigue generando controversia. Si ya produjo en el propio organismo una reacción contraria a esta decisión, ahora han sido el Partido Popular y el Partido Aragonés los que han mostrado su disconformidad con la forma de proceder del alcalde de la capital bajoaragonesa, Ignacio Urquizu.

 

Ambas formaciones políticas de la oposición han presentado este lunes un recurso de reposición contra dicho nombramiento por el incumplimiento que ha supuesto ese hecho del estatuto del Instituto de Estudios Humanísticos y también de la Constitución española y la Ley de Administración Local de Aragón. En primer lugar, consideran los ‘populares’ y aragonesistas que el acuerdo plenario infringe el artículo seis de la normativa del organismo de investigación al no haberse producido el cese del vicesecretario anterior, lo que da pie a considerar que en la actualidad hay dos personas ocupando la misma responsabilidad cuando únicamente puede existir una.

 

Con respecto al segundo de los argumentos esgrimidos por ambas formaciones políticas, el proceder del alcalde en este asunto ha sido la justificación aludida para advertir que se han incumplido la Constitución y la Ley de Administración Local de Aragón por no facilitar a los grupos políticos de la oposición, en tiempo y forma, la información indispensable para poder tener conocimiento de aspectos esenciales de esta cuestión en concreto.

 

Ante esa situación y debido también a los oídos sordos del alcalde a las reclamaciones del Partido Popular y el Partido Aragonés, los portavoces de ambos grupos municipales, Nacho Carbó y Eduardo Orrios, respectivamente, han presentado ese escrito con un objetivo fundamental: revocar ese punto del orden del día de la sesión plenaria del pasado 15 de diciembre.

 

 

 

 

Tal y como han informado en la comparecencia pública ante los medios de comunicación, ahora será el turno de los propios servicios técnicos del Ayuntamiento de Alcañiz, que deberán analizar el escrito presentado por los dos grupos políticos y determinar si, como defienden en su recurso, se ha producido la vulneración de la normativa vigente. En caso afirmativo se produciría la citada revocación.

 

FONDO, FORMAS Y TRASFONDO

 

El portavoz del Partido Aragonés, Eduardo Orrios, ha criticado de todo el proceso “las formas, el fondo y el trasfondo”. Con respecto al primero de ellos, ha criticado que “se incluyó un punto en el orden del día sin expediente y sin la información necesaria para que podamos tomar una decisión, además que desde el prisma legal ya había un vicesecretario que no ha sido cesado”.

 

Del fondo ha lamentado que el alcalde quiere sustituir “de forma caciquil” al vicesecretario actual y “nombra para ello a un cargo político para una responsabilidad que debería ser ocupada por un perfil científico”. “Creemos que ha roto las reglas de juego”, ha afirmado, dejando también constancia de su contrariedad por los planes del alcalde, “que quiere cambiar el objeto de estudio del humanismo clásico al del siglo XXI”.

 

Y, en última instancia, también ha hecho alusión al trasfondo de esta decisión. A su juicio, “creemos que pueden existir las dos iniciativas y las respaldaremos siempre que se mantenga el Instituto de Estudios Humanísticos”, recordando a su vez el gran prestigio que tiene actualmente la institución. “Hacen falta muchos años y publicaciones para llegar al lugar en el que se encuentra el organismo con sede en Alcañiz”, ha advertido, agregando también que “creemos que el alcalde se quiere aprovechar del trabajo de los últimos años”.

 

 

“TORPEZA Y HECHO CENSURABLE”

 

Muy contundente ha sido también el portavoz de los ‘populares’ en el consistorio alcañizano, Nacho Carbó, valorando esta decisión como una “torpeza y hecho censurable”. “Ha sido tan opaco que no nos ha dado ninguna información y no ha mantenido conversaciones con los grupos de la oposición”, ha relatado al respecto.

 

También ha hecho referencia en su intervención ante los medios de comunicación al “trasfondo” que existe en esta decisión, ya que “en 22 años de historia del Instituto, ningún alcalde ha tenido problemas, han mantenido siempre una buena relación y nunca se ha generado controversia entre los diferentes grupos políticos”. Es por ello por lo que “no comprendemos” que el alcalde “se apropie de la
institución para mutarlo y convertirlo en otra cosa”, por eso le ha pedido que “no

nos haga elegir entre el IEH y otras iniciativas porque pueden coexistir”.

 

Tras todo el proceso vivido, Carbó ha anunciado que “defenderemos el trabajo que ha hecho el Instituto de Estudios Humanísticos hasta ahora y también que /no pisoteen la labor desarrollada en todo este tiempo”. “Nuestra obligación es hacer oposición de aquellos asuntos en los que el gobierno no actúa bien como en este caso, que nombran a un vicesecretario para controlar el organismo y tomar decisiones en contra del núcleo anterior de dirección”, ha señalado.

 

 

 

 

Deja un comentario