El IASS refuerza el Teléfono del Mayor y el programa Cuidarte para atender a las personas en situación de soledad no deseada

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales ha realizado un estudio para conocer las redes sociales de apoyo social con las que cuentan los mayores.

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) refuerza el uso del Teléfono del Mayor y del programa Cuidarte (interconectando y promocionando) para mejorar la atención a las personas en situación de soledad no deseada en Aragón. Esta es la acción que se ha decidido impulsar, en primera instancia, tras la realización del estudio “Redes de apoyo social para personas mayores” en Aragón y el análisis de los datos de uso del Teléfono del Mayor en 2021 (900 25 26 26). De este modo, desde el Teléfono se informará a los usuarios de la existencia de este programa, un espacio seguro -en el que poder compartir vivencias y que ayuda a establecer nuevas redes de apoyo- y se potenciará su implantación en los diferentes servicios sociales.

El trabajo sobre “la interacción de redes en Aragón” –para el que se han realizado 1.189 encuestas a mayores, 13 entrevistas en profundidad (a mayores y expertos) y se ha trabajado con dos grupos de discusión- concluye que, si bien los mayores encuestados dan una nota media de 7,6 a su sensación de felicidad, también manifiestan (casi un 20%) que se sienten solos en alguna ocasión, aunque esta sensación varía en función de múltiples factores (como el lugar en el que habitan o su relación con hijos e hijas y amistades). Una soledad que está también detrás del 60% de las llamadas que recibió en 2021 el Teléfono del Mayor.

El 900 25 26 26 atendió el año pasado 2.982 comunicaciones y el 60% de las llamadas entrantes fueron de personas que necesitaban entablar una conversación

“Hemos recogido la opinión de los mayores, hemos hablado con expertos y este informe nos indica que debemos seguir trabajando para dar respuesta a las demandas que nos plantean, que pasan por combatir la soledad (un 11,3%) o ampliar las ayudas, también las sociales y de atención (un 10,5%)”. Así lo ha explicado la directora gerente del IASS, Noelia Carbó, en la presentación de este estudio, que -tal como ha recordado- se enmarca en la filosofía y acciones que se están llevando a cabo dentro del Plan del Mayor, y de los datos que arroja la memoria del Teléfono del Mayor de 2021.

Esta presentación, que se ha realizado ante los medios de comunicación, ha precedido a la celebración de una jornada técnica de trabajo con profesionales, expertos, entidades y usuarios para analizar los resultados y poner en común los recursos y acciones que se están llevando a cabo. La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha sido la encargada de clausurar la jornada.

El 60% de quien llama al Teléfono del Mayor quiere hablar

En relación a los datos, Carbó ha detallado que del uso del Teléfono del Mayor (2.982 comunicaciones en 2021) deja claro que “de las 1.373 llamadas entrantes que se registraron, el 60% tenía como objetivo contar con un apoyo personal o entablar una conversación. Una realidad que contrastamos con el bajo porcentaje de mayores que participan en asociaciones, un 5,9%”. “Por eso –ha indicado Carbó- es importante que pongamos en relación nuestros recursos, enlazando esta necesidad con nuestro programa Cuidarte, que se enfoca también a trabajar con mayores y ser un espacio seguro de socialización y prevención de situaciones de soledad, además de ser una puerta de entrada a una red mayor de actividades, como son los hogares”. Sobre el perfil de las personas que, de un modo u otro, ha hecho uso de este teléfono, la responsable de este servicio que presta el IASS a través de la Fundación DFA, Ángeles Cepero, ha detallado que el 52% son mujeres, que la edad media es de 78 años y que el 78,2% de los usuarios son de Zaragoza.

Otro de los datos destacados, ha indicado Cepero, es que el 39,5% de quien usa el teléfono vive solo; una relación que es aún más llamativa si se analizan las llamadas entrantes, donde se constata que las personas que viven solas registran una media de comunicaciones muy superior a la de las personas que viven acompañadas (6,35 frente a 3,72). Además, la responsable del Teléfono del Mayor ha reiterado que la necesidad de entablar conversación está hoy detrás del 60% de las llamadas recibidas, frente al 39,7% de 2020 o el 46,8% de 2019.

Respecto al estudio de redes, Isabel Calvo, coautora de este trabajo encargado por el IASS a la Fundación DFA, ha indicado que sus resultados son clave para analizar la implementación de recursos. “El apoyo social con el que cuentan los mayores, sus redes, son prioritarias porque tienen un papel protector, ayudan a prevenir carencias o enfermedades y fortalecen a las personas, ayudándolas a superar las crisis que puedan presentarse”, ha indicado. En esta línea ha añadido que “las redes, por si mismas, no aseguran apoyo o ayuda; es preciso que tengan calidad, frecuencia, efectividad y disponibilidad”. En esta línea, ha incidido en que las personas que viven solas son menos felices que las que viven en compañía (6,97 frente a 7,81) y ha subrayado que de las encuestas se desprende que tan solo el 5,9% de las personas encuestas participa en actividades asociativas.

Según los datos aportados por este estudio, casi el 70% de las mujeres que han participado en él y el 58% de los hombres aseguran que ven a sus hijos casi todos los días o, al menos, una vez la semana. En cuanto a las relaciones con las amistades, casi el 70% de los encuestados varones las ve al menos una vez a la semana, frente al 59,5% de las mujeres. “Aquí constatamos también –ha subrayado Calvo- que en los municipios pequeños existe menos contacto frecuente con los hijos y que con la edad la red de amistad se debilita”. Respecto a la red vecinal, queda claro que es más personal en los municipios más pequeños, y que en el 41,8% de los casos se circunscribe a una conversación breve o saludo; si bien otro 51% de los encuestados afirma que puede pedir ayuda o favores a este entorno.

En este contexto y con estas necesidades constatadas, el programa Cuidarte se perfila como un recurso adecuado para dar respuesta a estas situaciones de soledad real y sentida porque “hemos constatado que la intervención grupal socioterapéutica genera nuevas redes sociales que previene la soledad y el aislamiento, especialmente en las personas mayores”. Así lo ha explicado María Pilar Monge, Jefa de Sección de Coordinación de Prestaciones y Programas para Personas Mayores del IASS, que ha detallado que el programa ha contado desde octubre de 2019 y hasta este momento con 33 grupos de personas mayores activos en todo el territorio con 301 participantes y su objetivo es expandirse allí donde sea solicitado con la adecuada formación de los profesionales. En esta línea, Monge ha indicado que la participación en estos grupos “produce cambios significativos en las emociones, aumentando las positivas (alegría o felicidad) y disminuyendo las negativas (tristeza, irritación…)”.

Recogiendo las conclusiones del estudio que ha realizado Fundación DFA para el IASS, Carbó ha subrayado que, además del refuerzo de los recursos citados, ya se viene trabajando en las propuestas de mejora que plantea este trabajo y que pasan por potenciar la figura de las personas mayores (promover una imagen positiva, fomentar el buen trato o desarrollar actividades intergeneracionales); impulsar las relaciones sociales (en entornos y espacios que las faciliten); potenciar los cuidados en el hogar (publicitar los recursos que existen para ello); promover el cuidado de la salud mental; los protocolos para detectar la vulnerabilidad y disminuir la brecha digital.

El impacto de la pandemia

Entre otros datos significativos que recoge el informe, destaca que el 25,5% de las personas encuestadas afirma que su estado de salud empeoró con la covid y el 36,5% creo que lo hizo su estado emocional, sobre todo en el caso de mujeres que viven en municipios grandes y que ya padecían una alguna enfermedad crónica.

Para el estudio Redes de Apoyo Social para las Personas Mayores se han realizado entrevistas en profundidad con la responsable y la representante de la Comisión de Mayores de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, María Luisa García y Sofía Vergara; con el presidente de COAPEMA, Teodoro Corchero; el asesor del área de menores y mayores en El Justicia de Aragón, Andrés Esteban; la responsable de proyectos de personas mayores y la representante de Cruz Roja en Huesca, Laura Carchenilla y Naiara Santos; la profesora de la Universidad de Zaragoza, Carmen Gallego; el vocal de Atención Primaria Rural del Colegio de Médicos de Zaragoza, José Manuel Cucalón; y la gerente y la responsable de la Federación de Asociaciones Culturales y Vecinales de Teruel, Patricia Blasco y Samanta Gómez.

El estudio Redes de apoyo social de las personas mayores puede consultarse en: https://www.aragon.es/documents/20127/2490005/Redes+de+apoyo+social+marzo+2022.pdf/f011df44-a4b7-5348-c88f-801604e19217? t=1652171197602

Deja un comentario