El gigante del consumo Unilever adoptará el objetivo de eliminar los plásticos en sus productos.

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» saved_tabs=»all» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Unilever, dueño de 400 marcas (como Skip, Dove, Hellmann’s, Tresemmé, Lipton, Knorr o Ben & Jerry’s) que comercializa en 190 países, es la última gran compañía en presentar su ambicioso compromiso contra el plástico y apostar por la economía circular. La huella de envases de plástico de Unilever alcanza las 700.000 toneladas anuales.

El grupo se fija como objetivo reducir a la mitad hasta 2025 el uso de plástico virgen, reduciendo así más de 100.000 toneladas de este material, y acelerar el uso de plástico reciclado. Todos sus envases serán reutilizables, reciclables o compostables en 2025, cuando prevé que, al menos, el 25% de ellos contenga un 25% de plástico reciclado.

Pero, además, recogerá y procesará más envases de los que comercializa. Un compromiso que, estima, ayudará a recoger 600.000 toneladas anuales de plástico, el equivalente a 60 veces el peso de la Torre Eiffel, y que requerirá inversiones y alianzas para mejorar las infraestructuras de gestión de residuos en los países donde el grupo opera.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario