El consejero Guillén afirma en el Senado que el Gobierno de Aragón trabaja para la vuelta de los jóvenes que tuvieron que emigrar

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

El consejero de Presidencia intervino en la 56 Reunión de la Conferencia para Asuntos Relacionados con la Unión Europea.

“El Gobierno de Aragón, tal y como establece nuestro vigente Estatuto de Autonomía de Aragón, promoverá las políticas necesarias para la integración socioeconómica de las personas inmigrantes, la efectividad de sus derechos y deberes, su integración en el mundo educativo y la participación en la vida pública. De esta forma, los derechos de los ciudadanos británicos residentes en Aragón están absolutamente garantizados independientemente de las decisiones de los gobernantes de su país de origen”, indicó esta tarde el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, en la 56 Reunión de la Conferencia para Asuntos Relacionados con la Unión Europea (CARUE) celebrada en el Senado que abordó las consecuencias de la salida de propia Unión Europea de Gran Bretaña y las consecuencias de la inmigración, entre otras cuestiones.

En su intervención, el consejero Guillén detalló que en el año 2016 residían en Aragón 648 ciudadanos británicos repartidos entre Zaragoza (371), Huesca (161) y Teruel (118).

A nivel comarcal, destaca el Matarraña turolense, territorio en el que están censados 78 británicos. Habría que añadir como residentes no censados a los 46 erasmus británicos que cursaron estudios en la Universidad de Zaragoza el curso pasado.

No es una de las colonias extranjeras más numerosas en la Comunidad Autónoma de Aragón y se coloca muy por detrás de los residentes con nacionalidad rumana, búlgara, marroquí, ucraniana, italiana o francesa.

Por otra parte, en  2015 los aragoneses que emigraron a países de la Unión Europea fueron 5.944. En este caso sí fue Gran Bretaña el principal destino, por encima de Francia, Alemania o América Latina. Aun así el año pasado el saldo migratorio con el extranjero para Aragón fue positivo, ya que pasaron a residir en la Comunidad 522 personas más de las que salieron.

El consejero Guillén apostó por “trabajar para favorecer proactivamente a los jóvenes formados y con talento que apuestan por desarrollar iniciativas innovadoras para evitar su abandono o emigración fuera de la Comunidad Autónoma y desarrollar un plan integral del retorno del talento de todos los jóvenes aragoneses que, como consecuencia de la crisis, se vieron obligados a marcharse fuera de nuestras fronteras”.

Por otra parte, el consejero Guillén destacó que el valor total de las exportaciones realizadas por Aragón con destino al Reino Unido en 2016 (datos hasta noviembre) ascendió a 840 millones de euros, según datos facilitados por la Cámara de Comercio de Zaragoza.

El 59% de lo exportado a Reino Unido está incluido en el sector automoción y la práctica totalidad son vehículos (el 94%) y componentes (6%). Del resto de sectores los que tiene más peso son: maquinaria y equipamiento industrial con un 16%; fruta con un 5%; y vinos, con un 2% del total vendido.

Finalmente, Vicente Guillén expresó su preocupación por el hecho de que la salida de la Unión Europea de Gran Bretaña haga descender el número de viajeros británicos que pernocten que sitúen a la Comunidad Autónoma de Aragón como destino turístico.

Prioridades en Europa

En su intervención el consejero Guillén situó como primer gran objetivo del Gobierno de Aragón que se produzca un proceso, en el seno de la Unión Europea, referente a una reforma de la Política Agraria Común (PAC).

El segundo gran objetivo lo constituyen las infraestructuras transfronterizas, sobre todo centrada en la reapertura del Canfranc, sobre el que s ehan producido sustanciosos avances en los últimos meses.

Para el Gobierno también es muy importante, desde el punto de vista medioambiental, el problema generado en relación con el lindano.  El Ejecutivo aragonés es consciente de la dificultad para poner fin a la contaminación que se está produciendo en algunas zonas del territorio; se trata de un proceso largo y costoso económicamente, y por ello constituye un objetivo prioritario y fundamental.  Para ello, la coordinación con regiones de otros países que sufren el mismo problema es básico, a la vez que llevar a cabo acciones para atraer recursos que permitan actuar eficientemente sobre el tema.

Finalmente, el consejero Guillén destacó el problema de la despoblación, tema tratado en la pasada Conferencia de Presidentes, en la que se consiguió que el Gobierno de la Nación asumiera una estrategia nacional en materia demográfica.  Pero Aragón pretende que también la Unión Europea atienda a este problema, que no es exclusivo de España, sino que afecta a otros países miembros.

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario