Cuando en política se antepone lo fácil a lo bueno

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

La actualidad política se encuentra en un momento realmente agitado y ya prácticamente nada nos sorprende. Pero de vez en cuando surge alguna noticia que hace detenerse un par de minutos, leerla y reflexionar. Ese fue mi caso hace unos días al ojear unas líneas sobre la votación para la revisión del Plan Hidrológico del Ebro. En resumidas cuentas el PSOE se abstuvo (probablemente presionado por el PSC), pero los cuatro diputados aragoneses del partido rompieron la unidad de voto y se declararon en contra. Estos diputados fueron en contra del partido afirmando que su interés por Aragón preponderaba (aun tras la posterior sanción que se les impuso) e incluso llegue a leer el argumento de que en caso de que hubiesen actuado de manera diferente irían en contra de la “reserva de agua para uso exclusivo de los aragoneses de 6.550 hectómetros cúbicos” (contemplado en el Estatuto de Autonomía de Aragón).

Sobre esa misma disposición hubo un recurso de inconstitucionalidad. El Tribunal falla considerando que la reserva es acorde al régimen constitucional puesto que en la citada disposición no se crea una obligatoriedad al Estado ni se perturban sus competencias, puesto que siempre va a ser el legislador estatal quien establezca los caudales.  En otras palabras, una previsión en el Estatuto que no vale para nada más que para tener a la gente contenta y para que la clase política crea que hace bien su trabajo.

Aun con teniendo presente esta sentencia cabe mantenerse dudas acerca de la legalidad del reparto competencial entre las Comunidades Autónomas (al menos permitirme preguntarme sobre si realmente es constitucional ese precepto pues el uso y regulación de esas aguas es competencia estatal al atravesar varias Comunidades, por no decir ya que además el uso doméstico es preferente, sin entrar en consideraciones de si el usuario  es aragonés o no) y, desde luego, no es el único caso para vacilar. Ejemplos como las ineficacias en el servicio sanitario, desigualdades en el sistema educativo de unas Comunidades a otras, duplicidades en la Administración Pública y un largo etcétera.

No merece la pena incidir en casos concretos pues todos conocemos varios. El problema radica en que las Comunidades Autónomas se han utilizado por parte de muchos como un elemento al que recurrir para conseguir sus objetivos. Se ha traficado con el sistema regional a lo largo de los años. Claro está, cuando a uno le rascan la espalda le debes un favor y esto ha derivado en la incapacidad política de sobrellevar situaciones como en la que nos encontramos actualmente. Y es que la crisis no solo es económica pues encuentra su fundamento en muchos otros aspectos como el nivel educativo, la honradez y capacitación en el trabajo y la búsqueda de lo fácil en vez de lo bueno.

La noticia citada es solo uno de los ejemplos de cómo el sistema competencial no llega a sustentarse del todo. No se trata de eliminar las Comunidades Autónomas (o tal vez si), sino en actuar con integridad, conciencia, sentido común y profesionalidad. Uno de los grandes problemas actuales de este país es que gran parte de aquellos que deben actuar no cuentan con las capacidades técnicas, jurídicas, económicas y tantas otras (o por lo menos no trabajan conforme a ellas) para ejercer correctamente su cargo.

La regeneración democrática de este país no va a venir de nuevos partidos emergentes, si no por políticos que realmente sean buenos en lo que hacen, que posean los conocimientos y la técnica necesaria. Pero por desgracia se antepone los intereses políticos al bienestar y, como digo, parece que aquí prefiere buscarse lo fácil y no lo bueno.

[/et_pb_text][et_pb_divider admin_label=»Separador» color=»#191919″ show_divider=»on» height=»5″ divider_style=»solid» divider_position=»top» divider_weight=»1″ hide_on_mobile=»on» /][et_pb_team_member admin_label=»Persona» name=»Jorge Escosa Gomez» image_url=»http://comunicacionbajoaragon.com/wp-content/uploads/2017/01/Jorge-Escosa-Gomez.jpg» animation=»off» background_layout=»light» header_font_size=»18″ body_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Nacido en Alcañiz el 29 de abril de 1994. Superó el bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales en el año 2012. Este joven comenzó los estudios del Grado en Derecho por la Universidad de Zaragoza en ese mismo año y afirma el ejercicio de la abogacía como vocación.

Amante de la música se describe como músico aficionado e integrante de la Asociación Unión Musical Nuestra Señora de los Pueyos.

Anteriormente publicaba en el blog Más grande era Roma (http://masgranderaroma.blogspot.com.es/).

[/et_pb_team_member][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario