Concluye el plazo para la quema de restos de poda de olivo

La Orden sobre prevención y lucha contra los incendios forestales en la Comunidad Autónoma de Aragón establece el 31 de mayo como último día para poder realizar quemas de restos de poda de olivo con fines exclusivamente fitosanitarios.

La Orden sobre prevención y lucha contra los incendios forestales en la Comunidad Autónoma de Aragón establece el 31 de mayo como último día para realizar quemas de restos de poda de olivo con fines exclusivamente fitosanitarios. Esta modalidad requiere la previa comunicación al Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente correspondiente y solo puede realizarse cuando se asegure la discontinuidad espacial con otros residuos o restos vegetales presentes en el terreno y cuando el Índice de Riesgo por uso del fuego lo permita.

El Índice de Riesgo por uso del fuego en Aragón es un mapa que se publica a diario para determinar cuando las condiciones meteorológicas y del combustible son las adecuadas para la realización de los usos del fuego en cada zona para la que se calcula. Si está permitido, el mapa aparece en color verde y, si está prohibido, en rojo. Su cálculo se basa en las condiciones meteorológicas y en la disponibilidad de combustible.

Este índice puede consultarse diariamente a través de la página web: www.aragon.es/incendiosforestales . También puede se puede recibir por correo electrónico, a través de suscripción gratuita en el mismo enlace, y mediante consulta diaria en el tablón de anuncios de las Oficinas Comarcales Agroambientales.

Aunque el periodo para la quema de restos de olivo concluye este mismo martes, 31 de mayo de 2022, el mapa del Índice de riesgo por uso del fuego en Aragón se publica hoy completamente rojo, lo que indica que las condiciones para llevar a cabo está práctica son desfavorables y, por tanto, las quemas no están permitidas en ningún punto de la geografía aragonesa.

¿Cómo se calcula el Índice de Riesgo por uso del fuego?

En la elaboración diaria del Índice de Riesgo por uso del fuego en Aragón se tienen en cuenta tanto la disponibilidad de los combustibles como la fuerza (velocidad) del viento previsto a partir los índices que se explican a continuación y que se calcula a partir de las observaciones y los modelos de predicción de referencia a nivel Europeo y Español que provee la AEMET de precipitación acumulada, temperatura máxima prevista, velocidad del viento y humedad relativa mínima.

Para estimar la disponibilidad de los combustibles forestales se utilizan los índices FFMC (Fine Fuel Moisture Code) y BUI (Buildup Index) que proporcionan una estimación numérica del contenido de humedad del estrato superficial (cómo de “fácil” va a ser la ignición) y del combustible disponible para la combustión (una vez que haya una ignición, la “facilidad” de que la misma se consolide y progrese), respectivamente.

Las variables que se tienen en cuenta para calcular el FFMC son la temperatura, la humedad relativa, la fuerza del viento y la precipitación, con un lapso de dos o tres días, mientras que el índice BUI proporciona el grado de humedad o sequía de los estratos la materia orgánica muerta del suelo. En el cálculo del BUI intervienen las observaciones de los 52 días anteriores de la temperatura, la humedad relativa, la precipitación y el mes en el que estamos y tiene una correlación con la disponibilidad de combustibles muertos pesados y las condiciones de estrés al que se ve sometida el combustible vivo compuesto por la parte de la vegetación viva.

En cuanto al viento se implementa que a partir de un límite de velocidad media asociada a las condiciones de disponibilidad del combustible no se puede hacer uso del fuego en condiciones de seguridad.

Diferencias con el Nivel de alerta de peligro de incendios forestales

El mapa de Índice de Riesgo por uso del fuego en Aragón y el Nivel de alerta de peligro de incendios forestales son dos cartografías completamente distintas. Mientras la primera estable el permiso o la prohibición para llevar a cabo una quema con fines fitosanitarios, el segundo predice las posibilidades de que haya una Gran Incendio Forestal (GIF).

El mapa del Nivel de alerta de peligro de incendios forestales se publica diariamente durante la época de máximo riesgo y, el resto del año, solo aquellos días en los que el nivel de alerta aumenta. Su cálculo se realiza a través del análisis del estado de la vegetación y la situación meteorológica, mostrando la previsión de la precipitación, riesgo de tormenta, temperatura máxima, húmeda, viento, disponibilidad del combustible muerto, riesgo de propagación convectiva e incidencias acaecidas en días previos.

El Nivel se da para cada una de las Zonas de Meteoalerta de Aragón, pudiendo variar entre cuatro valores: verde, amarillo, naranja y rojo, de menor a mayor riesgo previsto, respectivamente.

El mapa puede consultarse aquí: https://www.aragon.es/-/nivel-de-alerta-de-peligro-de-incendios-forestales.

Deja un comentario