Cae un 7,4% el PIB en Aragón durante el cuarto trimestre de 2020

El PIB aragonés registró una variación del -7,4% interanual en el cuarto trimestre de 2020.

En el conjunto del año 2020 el PIB de Aragón se redujo el 9,5% respecto al año anterior, frente al -11,0% anotado por el conjunto de España.

En el cuarto trimestre de 2020 el Producto Interior Bruto aragonés registró una variación del -7,4% respecto al mismo trimestre de 2019, dato un punto y una décima inferior al dato anotado en el tercer trimestre del año (-6,3%), según las estimaciones provisionales realizadas por el Instituto Aragonés de Estadística (IAEST) a partir de los datos avance de la Contabilidad Nacional Trimestral publicados por el INE. Esta tasa de crecimiento interanual es un punto y siete décimas superior a la registrada para el conjunto de España (-9,1%), pero se sitúa dos puntos y seis décimas por debajo de la alcanzada por el conjunto de países de la Unión Europea (-4,8%).

En términos trimestrales, el aumento del PIB regional en el cuarto trimestre de 2020 se sitúa en un 0,4%, tasa dieciséis puntos y cinco décimas inferior a la registrada en el trimestre precedente (16,9%). La cifra es idéntica a la variación experimentada por el conjunto de España (0,4%), y superior en ocho décimas al registro alcanzado por la media de la Unión Europea (-0,4%).

Con los datos disponibles del cuarto trimestre del año, y a la espera de que el INE publique la primera estimación de la Contabilidad Regional de España del año 2020, se obtiene una primera estimación del crecimiento medio anual del PIB aragonés durante 2020, que arroja una tasa de variación anual negativa de la economía regional del 9,5%, once puntos y una décima por debajo del dato registrado en el año anterior (1,6%). Este ritmo de crecimiento es un punto y cinco décimas superior al anotado por el conjunto de España en el año 2020 (-11,0%), pero tres puntos y una décima inferior al crecimiento del conjunto de países de la Unión Europea (-6,4%).

Demanda interna y externa

Desde el punto de vista de la demanda, la evolución anual seguida por la economía aragonesa durante el 2020 se explica tanto por el desfavorable comportamiento de la demanda interna como de la demanda externa, cuya contribución al PIB de Aragón fue ligeramente negativa en el conjunto del año.

En relación a la demanda interna, los dos componentes básicos (consumo e inversión) muestran un peor comportamiento durante el ejercicio. Por lo que respecta al gasto en consumo final de hogares decrece un 11,1% en el año 2020. Esta tasa es un punto y cinco décimas menos negativa que la registrada por el conjunto nacional (-12,6%). Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas aragonesas creció un 3,3% anual, dato un punto y dos décimas por debajo de la media española (4,5%). Respecto a la formación bruta de capital físico, la inversión regional en bienes de equipo registra una tasa de variación negativa del -12,2% anual, un punto y tres décimas mejor que el dato promedio del país (-13,5%). Finalmente, la inversión en construcción presenta una caída interanual del -14,3%, a comparar con el peor dato experimentado por la media de España durante el período (-15,8%).

Con los datos disponibles en materia de sector exterior, se observa como la demanda exterior neta decreció a lo largo de todo el año y su contribución al crecimiento aragonés durante el conjunto del 2020 sería ligeramente negativa, como consecuencia de un peor comportamiento relativo de las exportaciones durante el período. En concreto, las exportaciones aragonesas de bienes y servicios presentan una tasa de variación anual negativa del 13,3% anual durante el año 2020, frente a la tasa de variación negativa del -20,8% que registra el conjunto nacional. Por otro lado, las importaciones regionales de bienes y servicios anotan una tasa del -12,0% respecto al ejercicio 2019, dato superior al registro negativo del -16,8% interanual obtenido por la media del país.

Sectores productivos

Desde el punto de vista de la oferta, durante el conjunto de 2020 todos los sectores productivos de la economía aragonesa presentan tasas de crecimiento anuales negativas, excepto el sector primario, que engloba las actividades de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca.

En efecto, el sector primario presenta una tasa anual positiva del 5,5% en la evolución de su valor añadido bruto durante el acumulado de 2020, tasa siete décimas por encima de la registrada por el conjunto de España (4,8%).

Por su parte, la variación interanual del valor añadido bruto del sector servicios fue del -9,8% en Aragón durante el pasado año, lo que supone una variación de un punto y cuatro décimas superior a la media del país (-11,2%). La principal rama del sector terciario (comercio, transporte y hostelería) decrece un 20,8% anual en Aragón, frente a la variación negativa del -24,1% de la media nacional.

En cuanto al comportamiento de la industria manufacturera regional en el ejercicio 2020, el valor añadido bruto aragonés decreció el 8,8% respecto al conjunto del año 2019, un punto y nueve décimas por encima del dato promedio nacional (-10,7%).

Finalmente, el valor añadido bruto de la construcción se redujo un -16,7% anual en 2020, registro más negativo que el anotado por el promedio de España (-15,8%).

NOTA: En línea con lo comunicado por el INE en la publicación de la CNTR el pasado 29 de enero del 2021, esta estimación regional está elaborada con el grado de información sobre la evolución económica nacional y regional del cuarto trimestre de 2020 disponible en ese momento. La mayoría de los indicadores estadísticos coyunturales ofrecen resultados hasta el segundo mes del trimestre (noviembre). Como ya ocurriera en los tres primeros trimestres del año, el INE y el IAEST, en respuesta al desafío estadístico que supone la crisis COVID-19, han añadido, a la información básica habitualmente empleada en períodos anteriores, resultados adelantados de las fuentes de información normalmente utilizadas referidos al mes de diciembre, estimaciones de indicadores basados en datos administrativos y otras fuentes adicionales que complementan a las usuales, en línea con las recomendaciones de Eurostat y otros organismos estadísticos internacionales.

En cualquier caso, la dificultad inherente a la medición estadística de un cambio de coyuntura como el vivido con la pandemia de la COVID-19 hace prever que las futuras revisiones de los resultados hoy publicados puedan ser de una magnitud mayor que la habitual.

Deja un comentario