Aragón invierte 3.5 millones de euros en el regadío de la Comarca del Bajo Aragón – Caspe

Olona: “El regadío social es una de las herramientas más potentes que tenemos hoy en día para crear riqueza y fijar población en nuestros pueblos”

El consejero ha visitado el regadío social de Fayón (Zaragoza), en el que el Gobierno de Aragón ha invertido 3M€, desatascando una reivindicación histórica de este municipio de la Comarca del Bajo Aragón-Caspe.

Fayón cuenta con una de las extensiones de olivar más importantes de la comarca, y la puesta en marcha de este regadío, del que se benefician 180 regantes, ha permitido el asentamiento de la población joven, así como su incorporación al campo.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha visitado este jueves, 15 de abril de 2021, el regadío social de Fayón (Zaragoza), del que se benefician 180 usuarios. La puesta en marcha de estre proyecto de elevación de aguas, que ha supuesto una inversión de 12 millones de euros cofinanciados al 50% por ACUAES -a través de fondos de Cohesión-, al 25% por el Gobierno de Aragón y al 25% por la Comunidad de Regantes de Fayón, ha permitido resolver una demanda histórica de este municipio de la Comarca del Bajo Aragón-Caspe.

Durante la visita a la localidad zaragozana, Olona se ha reunido con el equipo de gobierno en el ayuntamiento y, después, ha mantenido un encuentro en la sede de la Comunidad de Regantes de Fayón, donde, sobre plano, ha conocido cómo se ha desarrollado el proyecto de elevación de aguas que se ha llevado a cabo para transformar más de 1.288 hectáreas de tierra. Actualmente, aquí ya se riega por goteo “a la demanda” en 700 de ellas –en el 60% de la superficie transformada-, mediante la elevación de recursos hidráulicos procedentes del río Ebro, concretamente, del embalse de Ribarroja.

Sin embargo, el inicio de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha ralentizado el ritmo transformador del regadío, pero según han apuntado los regantes durante la visita del consejero, está previsto retomarlo tan pronto como se restablezca la “normalidad”. Fundamentalmente, los cultivos que se están instalando son leñosos y el sistema de riego es por goteo. En un 50% se mantiene el cultivo de frutal autóctono de olivo y almendro, y el otro 50% se cultiva fruta de hueso como melocotonero, nectarina, ciruela y cereza de producción temprana, debido al microclima de la zona, lo que ofrece una buena rentabilidad por su mayor valor de comercialización.

Tras conocer sobre plano el proyecto, los regantes han acompañado al consejero hasta las nuevas infraestructuras para la captación de aguas, donde el director de obras, José Antonio Coronas, le ha explicado técnicamente y sobre el terreno la obra. En líneas generales, el proyecto de la elevación de las aguas en Fayón, llevado a cabo por la empresa ACUAES, ha consistido en la captación de aguas del río Ebro, concretamente, del embalse de Ribarroja, a través de la construcción y colocación de dos estaciones de bombeo, tuberías, una balsa de regulación, una planta fotovoltaica y un edificio para el control de instalaciones y los servicios de la Comunidad de Regantes de Fayón.

 

El Gobierno de Aragón ha invertido 119 millones de euros en los últimos cinco años para la conversión de 28.500 hectáreas de secano a regadío

“Los regadíos contribuyen a vertebrar el territorio, fijar población, así como a crear y sostener el empleo agrario, por eso siempre es una buena noticia poder venir a visitar localidades y reunirme con Comunidades de Regantes como la de Fayón, que conscientes de la importancia que tiene el agua para el desarrollo de nuestros pueblos, apuestan por este tipo de proyectos que, desde el Gobierno de Aragón, solo podemos ayudar a impulsar”, ha dicho el consejero tras el encuentro mantenido con ellos. “Más, cuando se trata de una reivindicación tan histórica como la de esta localidad, que llevaba más de 50 años esperando este proyecto y que, según me cuentan, ha permitido el asentamiento de los vecinos más jóvenes en el municipio, así como el impulso de la agroindustria en la zona”, ha añadido.

En este sentido, Olona ha incidido una vez más en la apuesta del Gobierno de Aragón por la puesta en marcha de los regadíos, entendidos “como un instrumento fundamental para fijar población en el medio rural, especialmente, en las zonas más áridas, donde el paso de un secano prácticamente improductivo a un regadío puede multiplicar por un factor 20 la facturación bruta de las explotaciones y la propia generación de empleo”, ha dicho. Asimismo, es también una herramienta fundamental para fomentar la atracción de un sector tan importante para Aragón como es la agroindustria, así como el desarrollo del sector terciario.

Generalmente, este tipo de regadíos -incluidos en el Plan Nacional de Regadíos-, se localizan en pequeñas superficies y se ubican en zonas desfavorecidas, en declive o en proceso de despoblamiento con el fin de evitar la degradación de las tierras, favorecer la recuperación de acuíferos y espacios naturales, proteger la biodiversidad y reducir la desertificación.

Durante la pasada y la presente legislatura, el Gobierno de Aragón está apostando firmemente por la finalización y consolidación de proyectos que llevan gestándose desde hace décadas y que todavía siguen en secano. Un claro ejemplo de ello son los regadíos inacabados de Bardenas II, Monegros II, o el Canal del Cinca, además de otros regadíos sociales de gran demanda por parte del territorio, como es el caso del regadío social de Mas de las Matas o el de Sarrión.

En los últimos cinco años, el Ejecutivo aragonés ha invertido 119 millones de euros en la puesta en marcha de 14 proyectos de regadío, lo que suponen un total de 28.500 hectáreas -para las que las Comunidades de Regantes que han tenido que promover inversiones por 273 millones de euros-. Con este impulso al regadío, se prevé la creación de unos 1.500 puestos de trabajo directos en nuestro medio rural más árido y desfavorecido, contribuyendo a la lucha contra la despoblación ya que, en Aragón, las zonas de mayor población rural y más dinamismo económico, se asientan claramente en las zonas de regadío: Canal del Aragón y Cataluña, Riegos del Alto Aragón, Canal de Bardenas y ejes de huertas de los ríos Cinca, Ebro y Jalón.

La puesta en marcha del regadío social de Fayón ha favorecido la instalación de varios jóvenes agricultores

Asimismo, Olona ha aprovechado también su visita para conocer la zona del “Camp de Pla”, donde ha podido conocer de primera mano las explotaciones extensivas de almendro y olivo de Jordi Recha y Gustavo Escobedo, dos jóvenes agricultores de la localidad que se incorporaron e instalaron gracias a la convocatoria de 2016. Fayón cuenta con uno de los territorios más extensos de olivar en la Comarca del Bajo Aragón-Caspe y la puesta en marcha del regadío social ha favorecido el asentamiento de los jóvenes en el municipio, así como su incorporación al sector agrícola.

“Mañana, 16 de abril, se celebra el Día Mundial del Emprendimiento, una fecha que presente dar visibilidad a un sector que parece ser uno de los más pujantes hoy en día, pero que suele centrarse en las ciudades y no en los pueblos, donde hay que destacar que, en los últimos cinco años se han incorporado 1.600 jóvenes a la agricultura y a la ganadería. Estos jóvenes tienen verdadera pasión por nuestra tierra y nuestros pueblos y nadie debe olvidar que también son verdaderos emprendedores y que merecen todo nuestro reconocimiento”, ha reivindicado el consejero.

Asimismo, Olona ha recordado que el apoyo a los jóvenes agricultores es una política esencial del Departamento de Agricultura, con el objetivo fundamental de revertir el envejecimiento del sector, facilitando la aplicación de nuevas tecnologías y nuevas estrategias tanto productivas como comerciales y, finalmente, redundando en una vertebración demográficamente equilibrada de nuestro medio rural por la vía de generación de empleo joven. En las cinco convocatorias publicadas desde 2016 para la incorporación de jóvenes y modernización de explotaciones, se ha destinado un montante total de 100 millones de € cofinanciados con los fondos europeos del segundo pilar de la PAC, que ha permitido la incorporación de 1.600 jóvenes al sector.

“Estas convocatorias son sin duda un revulsivo para el asentamiento de la población joven en el medio rural, pero es necesario que sigamos esforzándonos por invertir en regadíos, pilar fundamental para el Departamento de Agricultura; así como en cambiar la futura PAC en favor de las nuevas generaciones, que es por lo que llevamos luchando desde que tomé posesión de mi cargo la pasada legislatura”, ha concluido.

Deja un comentario