Aliaga reivindica Aragón como lugar estratégico para la instalación de empresas como Iberfoil que hoy ha presentado su nuevo proyecto en Aragón declarado de interés autonómico

Iberfoil invertirá más de 40 millones de euros en su nuevo proyecto en Sabiñánigo que permitirá consolidar los más de cien empleos actuales y la creación de medio millar más entre directos e indirectos
Contempla el diseño y desarrollo de hornos de fundición que permitan emplear en el futuro hasta un 100% de hidrógeno como combustible y evitar las emisiones de CO2 de este tipo de procesos de las actuales industrias del aluminio

El Departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial trasladó la propuesta al Consejo de Gobierno para declarar el proyecto de Iberfoil en Sabiñánigo de interés autonómico. Se trata de un proyecto de economía circular y sostenible que consolida la industria del aluminio arraigada históricamente en la localidad oscense de Sabiñánigo. El proyecto de la empresa Iberfoil contempla una inversión de más de 42 millones de euros y la creación de 40 puestos de trabajo directos en una primera fase, 75 en una segunda, y 400 indirectos, además de consolidar los 110 empleos actuales. La labor de esta empresa es estratégica para España, en tanto que es la única planta de este tipo en nuestro país dedicada a la laminación de hoja fina para los sectores de farmacia y alimentación.

La declaración de inversión de interés autonómico constituye un instrumento estratégico para facilitar la atracción de inversiones empresariales y la renovación del modelo productivo de la economía aragonesa, de manera que puede ser aplicado al desarrollo de iniciativas de inversiones vinculadas al mantenimiento y ampliación de la actividad industrial, favoreciendo la creación de riqueza y empleo de calidad en el territorio aragonés.

La tecnología del hidrógeno juega un importante papel en el proyecto de inversión que pondrá en marcha Iberfoil en Sabiñánigo, y que ha sido presentado precisamente en las instalaciones de la Fundación Hidrógeno Aragón en Huesca. En él se contempla el desarrollo de hornos de fundición que permitan emplear en el futuro como combustible hasta un 100% de hidrógeno producido localmente a partir de recursos renovables de la zona, con lo que además de evitar las emisiones de CO2 asociadas a este tipo de procesos que se dan actualmente en la industria del aluminio, se contribuye al despliegue de la economía del hidrógeno en el territorio.

Para el vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, “con este proyecto se consolida una industria básica en la Comarca del Alto Gállego, y más concretamente en la localidad de Sabiñánigo, y se refuerza la competitividad y la capacidad para captar inversiones relacionadas con este tipo de industria que, como en este caso concreto, está especializada en la laminación de aluminio. Y merece la pena destacar que no solo permite consolidar los más de cien empleos que ya tiene en la localidad oscense, sino crear 115 empleos directos y 400 indirectos en las dos fases previstas”. El vicepresidente ha insistido en que «es un proyecto estratégico para España y así se lo transmitimos al Gobierno central. Es importante para Aragón y es un salto cualitativo y cuantitativo de un proyecto de economía circular liderado desde Sabiñánigo».

Además, añade Aliaga, “este tipo de proyectos ponen de relevancia el papel preponderante que tendrá el hidrógeno como combustible en un futuro que ya empieza a definirse y en el que es evidente que Aragón ocupa un lugar fundamental. No hay que olvidar que fue territorio pionero en la investigación y en la puesta en marcha de una Fundación que parte con la ventaja que le dan sus 16 años de existencia”.

Por su parte, el presidente del Grupo Alibérico, Clemente González Soler, dice que “en un mundo que va a ser cada vez menos global y más local, la seguridad de los suministros de las materias primas será clave para la industria y la economía de los países”.

PROYECTO IBERFOIL EN SABIÑÁNIGO

La empresa Iberfoil tiene el objetivo de integrar la nueva factoría de fundición y colada continua para, a partir de chatarras de aluminio, fabricar bobinas de aluminio.

La nueva fábrica para recuperación de chatarras, fundición de las mismas y fabricación de bobinas de 6 mm de espesor a partir de coladas continua se incluye en el denominado proyecto “Iberfoil Integra”. Consiste en la construcción de una nueva fábrica de más de 45.000 metros cuadrados, contigua a la planta actual que la empresa ya tiene en terrenos comprados en 2018 a Alcoa, para proceder a recuperarlas a partir de las propias chatarras actuales de Iberfoil y de las otras plantas de Alibérico y de sus clientes en España, mediante fundición de las mismas en cinco hornos (1 rotativo, 2 fusores y 2 mantenedores), fabricando aluminio líquido que alimentará a dos líneas de colada continua que fabricarán 25.000 toneladas de bobinas al año.

Esta planta, dotada de equipos de manutención y servicios en un nuevo edificio industrial de 10.000 metros cuadrados, con sus correspondientes servicios, permitirá a Iberfoil ser una fábrica totalmente autónoma que realizaría el proceso integral de transformación de chatarras de aluminio hasta convertirlas en bobinas de hoja fina en 6 micras de espesor.

Este proyecto conlleva una fuerte inversión económica privada, lo que favorece la creación de riqueza, tanto en el municipio Sabiñánigo como en la comarca del Alto Gállego y provincia de Huesca. Plantea una inversión total de 42,3 millones de euros a realizar entre 2021-2023 y garantiza el mantenimiento de la actual planta de laminación de hoja fina de Iberfoil en Sabiñánigo, en la que trabajan 107 personas, y conllevará la creación de 40 nuevos puestos de trabajo en una primera fase, alcanzando más de 75 empleos directos en una segunda fase; una cifra a la que habría que sumar los 400 puestos de trabajo indirectos adicionales que se generan.

Este proyecto favorece el mantenimiento y crecimiento de la actividad industrial, la consolidación y el incremento de empleo de calidad y tiene una especial relevancia para el desarrollo económico, social y territorial en Aragón. Y, particularmente, supone un importante impulso inversor para la región y contribuye al desarrollo social y económico de la comarca del Alto Gállego y de la provincia de Huesca, fijando población en el territorio.

Deja un comentario