Alcañiz realiza el pregón de la Semana Santa, a cargo de María Pilar Benavente

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

El pregón de la Semana Santa de Alcañiz tuvo lugar ayer por la tarde en el Teatro Municipal y, en esta ocasión, estuvo a cargo de la alcañizana María Pilar Benavente. El acto del pregón, que comenzó puntual a las 20.30, hizo que el teatro se llenara de vecinos y amigos. En la mesa, además de la pregonera de 2017,  estuvieron el primer edil, Juan Carlos Gracia Suso; los presidentes de las cinco Hermandades y Cofradías de Alcañiz y el párroco de la localidad, Pablo Roda.

Antes de comenzar el pregón, se rendió un homenaje al fallecido ex presidente de la Hermandad del Santo Entierro, José María Sanz. El homenaje consistió en la proyección de un vídeo en el que se mostró su trayectoria y aportación a la Semana Santa alcañizana contada a través de amigos y compañeros.

Benavente aprovechó el pregón para relatar cómo recuerda la Semana Santa de su localidad, que no presencia desde hace 40 años. “Mi memoria recuerda el sentimiento de recogimiento cuando topamos con el dolor propio y ajeno representado en las imágenes”, explicó. Afirmó que, para ella, la Semana Santa está llena de vivencias y recuerdos de las costumbres populares como las palmas, las baturras y baturros en procesión, las tortas de alma o el sonido de los tambores. La pregonera aprovechó también la ocasión para contar alguna de sus vivencias como misionera en el continente africano y remarcar el sentimiento de unión y de encuentro, tan presente en la Semana Santa.

Para finalizar el acto, un grupo formado por seis tamborileros interpretó algunos de los toques de la ciudad que hicieron que el público arrancara en un fuerte aplauso.

Antes del pregón, Benavente firmó en el Libro de Honor en el Salón de Cuadros del Ayuntamiento. Tras estampar su firma, se le entregaron unos recuerdos de su ciudad natal como la figura de un tamborilero, entre otros.

María Pilar Benavente (Alcañiz, 1948) entró a formar parte de la Congregación de las Hermanas Misioneras de Nuestra Señora de África en los años 70. Su primera etapa de misión fue en Burkina Faso, donde ejerció su profesión de enfermera en el campo de la Protección Materna e Infantil y del Desarrollo Rural. Fue con esta experiencia cuando descubrió la cultura tradicional ancestral africana en el contexto rural.

Antes de comenzar su siguiente etapa, cursó estudios de Árabe Literario e Islamología en el Instituto Pontifical de Estudios Árabes e Islámicos. En cuanto a su segunda etapa como misionera, se resume en dos lugares: Mauritania y Argelia. De esta etapa, Benavente señala la cercanía con sociedades musulmanas en plena mutación y donde comenzaba el fenómeno terrorista.

Durante 12 años fue Consejera General de su congregación para, a continuación, ser Superiora General durante otros seis años más. A través de este cargo, pudo conocer más de cerca los numerosos países donde trabajan las Hermanas de su congregación. Además, Benavente ha sido presidenta de SEDOS, un foro internacional para la reflexión sobre el encuentro del Evangelio con las culturales y sociedades. Finalmente, cuando terminó su tiempo al frente del Consejo General, cursó estudios de Análisis Organizacional en el Grubb Institute of Behavioural Studies of London. Estos estudios le han dado la posibilidad de trabajar como facilitadora y consultora con la organización Faith and Praxis (Fe y Acción) con numerosos grupos en los diversos continentes, pero haciendo hincapié en el africano.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario