Alcañiz compra los terrenos para hacer las futuras calles de la residencia

Avanzan los trámites para la futura residencia de Alcañiz, que cerrará la cicatriz del entorno del parque del Guadalope.

El Ayuntamiento de Alcañiz y las hermanas representantes de la Congregación de Dominicas acaban de firmar ante notario la transacción de terrenos que permitirá reurbanizar el entorno de ribera junto a la Ronda de Belchite y edificar la nueva residencia de personas mayores de la ciudad. Con capacidad para 130 plazas y una previsión de generación de 70 puestos de trabajo, se espera que el trámite impulse las obras a lo largo de este año.

La firma ante notario de este lunes permitirá al Ayuntamiento disponer del terreno necesario entre Calle Cantonetes y la prolongación de Pardo Sastrón con el que estará más cerca la apertura urbanística de un vacío que ahora mismo impide comunicar Salvador Allende con la Ronda de Belchite prolongando Muro de Santa María por el parque del Guadalope. Ese desbloqueo urbanístico servirá, además, para convertir la futura residencia de personas mayores de Alcañiz en un espacio central dentro de la trama urbana de la ciudad, integrando el entorno y mejorando el paisaje de ribera entre todas estas calles.

“Se trata ahora, una vez que ya disponemos del terreno, de que los inversores puedan disponer del margen de maniobra necesario para que pongan en marcha un proyecto largamente esperado por la ciudadanía de Alcañiz”, explica el alcalde, Ignacio Urquizu, en referencia a la residencia de mayores. “Hablamos de una inversión millonaria, que generará una importante cantidad de puestos de trabajo en su construcción y una vez que esté en funcionamiento”. Las 130 plazas previstas, ampliables a 150, generarán empleo directo para 70 trabajadores y supondrán un impulso para el sector servicios de la ciudad.

“Veremos el impacto económico directo que genera una de nuestras prioridades políticas fundamentales, que es hacer de Alcañiz un referente aragonés en la economía de los cuidados”, señala Ignacio Urquizu. Una vez que el trámite notarial está ya rubricado, las obras deberían dar comienzo a lo largo de este mismo año. Con un plazo de ejecución de entre un año y un año y medio, a finales de 2023 o primeros de 2024 Alcañiz contaría con esta nueva residencia casi la mitad de cuyas plazas quedarían conveniadas con el Gobierno de Aragón. “Tendríamos además una oferta asistencial que es muy necesaria no sólo en Alcañiz, sino en toda la comarca del Bajo Aragón”.

Reformulación del proyecto

El proyecto es fruto de un acuerdo entre el Ayuntamiento, las hermanas Dominicas y la Fundación Rey Ardid, que se rubricó con la firma hace casi justo dos años de un protocolo de intenciones. La residencia se construirá en la pastilla de terreno sobre la que aún se levanta el antiguo convento, ahora en desuso y con las monjas de la orden en Zaragoza. Las obras colocarán la residencia a pie de la Ronda de Belchite, y el espacio intermedio entre Cantonetes y la ribera del Guadalope se urbanizará con elementos de ajardinado, parque urbano e infantil y zonas accesibles para las propias personas mayores usuarias del equipamiento.

Tal y como explica el alcalde de Alcañiz, esto supone una ligera variación respecto a lo que se planteaba en el proyecto inicial. En principio, la residencia se pensaba ubicar más hacia el cruce de Cantonetes y Concepción Gimeno Gil, de tal manera que conviviría con el propio convento con usos públicos complementarios. Sin embargo, la Confederación Hidrógráfica del Ebro ha aconsejado utilizar el propio emplazamiento del convento para edificar la residencia en su solar, “dejando libre el resto del entorno para paisaje y ajardinado anexo en continuidad con la ribera del río”.

Deja un comentario