Alberto Izquierdo muestra el apoyo de la DPT a la marca de calidad de la trufa de Teruel

El vicepresidente de la institución provincial participó en la asamblea en la que se eligió a la nueva junta directiva de Atruter.

Daniel Brito García Mascara que asume la presidencia de la asociación, relevando a Julio Perales.

La Asociación de Truficultores de Teruel (Atruter) afronta una nueva etapa después de que el pasado sábado se eligiera una nueva junta directiva en la asamblea de la asociación, a la que asistió como invitado el vicepresidente de la Diputación de Teruel Alberto Izquierdo, que reafirmó el compromiso de la institución provincial con la asociación y con el proyecto para conseguir una marca de calidad para este producto. Una certificación que para Izquierdo «va a marcar este producto estrella y diferencial de nuestra provincia», siguiendo el ejemplo de otros reconocimientos de alimentos de alta calidad de esta tierra.

Izquierdo asistió el pasado sábado a la asamblea de la asociación en la que se despidió el hasta ahora presidente, Julio Perales, a quien el vicepresidente quiso agradecer todo el trabajo realizado estos años por el sector trufero y por la asociación. «Los turolenses tenemos que agradecerle el esfuerzo, el empuje y todo lo que ha trabajado junto a otros muchos por esta asociación, que ha significado un antes y un después en la provincia de Teruel» y ha tenido palabras de aliento y apoyo a la nueva junta y al nuevo presidente, al que ha brindado el apoyo de la institución.

La nueva junta tendrá que continuar el trabajo de la certificación y marca de calidad de la trufa turolense: «Esa tarea queda por delante para la nueva junta, ya está iniciado el camino» ha resaltado el vicepresidente.

Muestra de ese apoyo es que la institución provincial ha doblado en estas dos últimas anualidades la cantidad con la que ayuda a la asociación en la promoción de la trufa, pasando de los 5.000 anuales a los 10.000 euros. La trufa es uno de los ocho alimentos de calidad que reciben esta cantidad a través de convenios que firma la Diputación de Teruel con las asociaciones de productores y consejos reguladores.

En concreto, la Diputación dedica una partida total de 80.000 euros, 10.000 cada uno, para convenios con las siguientes organizaciones: CRDOP Jamón/Paleta de Teruel; CRDOP Aceite del Bajo Aragón; CRDOP Melocotón de Calanda; CRIGP Ternasco de Aragón; Asociación de productores de Azafrán del Jiloca (Azaji);  Asociación profesional de productores de vino IGP Bajo Aragón; Asociación Turolense de productores de leche y queso de Teruel; Asociación de truficultores y recolectores de trufa de la Provincia de Teruel.

Además, la Diputación de Teruel forma parte desde este año del European Mycological Institute (EMI), una entidad de derecho público de la UE fundada en 2016 e integrada por socios de las regiones de Castilla y León, Nueva Aquitania, Occitania, Aragón y Cataluña y socios benefactores y colaboradores de otros países no UE como Suiza, Canadá, Japón, Australia y China.

El objetivo común es cooperar en la mejora de la gestión, el aprovechamiento, la investigación y la valorización de los recursos micológicos en el ámbito agroforestal de los territorios participantes, así como promocionar el producto a través de citas como Trufforum, un evento internacional, ideado y promovido desde el European Mycological Institute (EMI) que persigue promocionar el uso responsable de la trufa europea en las cocinas domésticas y profesionales.

Centro de interpretación de la trufa de Sarrión

La labor de promoción de este sector también recibirá un fuerte espaldarazo con la finalización este año del centro de interpretación de la trufa que se está construyendo en Sarrión. Promovido por la Diputación de Teruel, cuenta con la financiación del Ministerio Industria, Comercio y Turismo que ha destinado 610.000 euros.

Dentro de este importe se incluyen los 384.514,26 euros de la construcción del edificio y los 114.136,03 euros de la musealización, después de las partidas dedicadas al estudio de viabilidad, la contratación del proyecto de ejecución del edificio y el museístico, que se ha realizado a través de la empresa pública Tragsa.

El Centro de Interpretación de la trufa negra tendrá forma irregular con una ocupación en planta de 427 m², y una superficie construida de 385,5 m². En su interior se disponen varias estancias, todas distribuidas en una única planta, y el recorrido por las mismas sigue un orden funcional acorde con el uso del edificio. De forma que se accede por un porche exterior cubierto, dando paso a un distribuidor general, que comunica con un punto de información, una tienda, los servicios, y el área de exposición.

Desde la estancia expositiva y audiovisual se podrá acceder a la zona de degustación, que contará con una pequeña cocina tipo show cooking  que permitirla preparar platos frente a los comensales . Además, se adecuará el entorno del edificio a fin de conectarlo con la calle contigua de acceso, regularizando niveles. Se ejecutará una solera de hormigón armado y sobre la misma hormigón impreso como acabado.

Deja un comentario