¿Qué es el complemento a mínimos de la pensión del autónomo y por qué te interesa?

Chismorrea con tus amigos

Una de las medidas estrella de la nueva ley de autónomos ha sido poder jubilarse cobrando el 100% de la pensión y seguir trabajando

. Para ello tiene que tener contratado al menos a un trabajador por cuenta ajena. Pero como todo en esta ley parece tener truco. La clave está en el complemento a mínimos de la pensión del autónomo.

Aproximadamente uno de cada tres autónomos que se jubilan tienen en este complemento a mínimos. Lógicamente los autónomos que necesitan seguir trabajando llegada la edad de jubilación serán aquellos que han cotizado por la base mínima y tienen una pensión menor. Son en su mayoría los que tienen complemento a mínimos. Y el problema es que aunque cobren en 100% de su pensión, la Seguridad Social al seguir trabajando no abonará dicho complemento.

Además el autónomo jubilado tiene que seguir cotizando a la Seguridad Social, un 8%, por lo que además de cobrar menos también tendrán un porcentaje de sus ganancias que irán a parar a la caja de la Seguridad Social. De esta forma, un autónomo que cobre una pensión de 700 euros, pero con un complemento a mínimo de 200, si sigue trabajando ingresará un total de 500 euros además de lo que genere por su actividad económica.

Llegados a este punto lo cierto es que cobrar el 100% de la pensión y seguir trabajando no parece tanto un chollo, sino una necesidad para una gran parte de los autónomos. Y todo esto teniendo en cuenta que la condición de tener al menos un empleado es indispensable. En muchos casos no será una buena solución.

Se ha mejorado respecto a la situación anterior de la jubilación activa, donde solo se podía cobrar un 50% de la pensión, pero no tanto como parece. En todo caso la reforma, en lugar de atender las necesidades de los autónomos más débiles económicamente, beneficia a aquellos que tienen una pensión más alta y no necesitan de este complemento a mínimos.

Los autónomos con trabajadores a cargo podrán acceder al 100% de la pensión y seguir trabajando

La aprobación definitiva de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo trae debajo del brazo una serie de medidas que los trabajadores por cuenta propia esperaban como agua de mayo. A falta de aprobación definitiva en el BOE, ya conocemos punto por punto todas las novedades legislativas que deberían servir para fomentar el empleo autónomo.

Una de ellas es la posibilidad de compatibilizar la percepción de una pensión contributiva de jubilación con la realización de trabajos por cuenta propia. La nueva Ley modificará los apartados 2 y 5 del artículo 214 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015.

Hasta ahora, la cuantía de la pensión de jubilación activa era equivalente al 50% del importe resultante en el reconocimiento inicial, con independencia de cuál sea la jornada que se trabaje y la actividad que se realice. Con la reforma, el trabajador autónomo podrá compatibilizar el 100% de la prestación contributiva con el desarrollo de la actividad, siempre y cuando el autónomo acredite tener contratado, al menos, un trabajador por cuenta ajena.

El autónomo deberá seguir cotizando por incapacidad temporal y contingencias profesionales, más una cotización especial de solidaridad, equivalente al 8% de la base y que no computa a efectos de prestaciones.

En apariencia, esta fórmula debería suponer un ahorro para el sistema, especialmente si el trabajador tenía pensado jubilarse igualmente. Además, esta propuesta debería servir para que aflorasen situaciones fraudulentas, como el caso de aquellos trabajadores que continúan de manera irregular trabajando en el negocio aunque ya alcanzaron la edad de jubilación y ya perciben el 100% de la pensión de jubilación.

Chismorrea con tus amigos

Un comentario

Dejar una contestacion