Matarraña ya cuenta con la primera partida de compost procedente de la recogida selectiva de residuos ‘Porta a porta’ y ‘5º contenedor’

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Sólo falta finalizar los trámites administrativos para poder dar salida al compost.

Tras realizar todos los procesos pertinentes, la Comarca del Matarraña ya dispone de la primera partida de compost que se ha elaborado con la materia orgánica procedente de la recogida selectiva de residuos ‘Porta a porta’ y ‘5º contenedor’.

Finalizado el proceso de compostaje en varios de los lotes trabajados durante este período de tiempo, se han realizado las analíticas correspondientes en un laboratorio acreditado sobre el compost final y los resultados han sido favorables, cumpliendo todos y cada uno de los requisitos exigidos por la legislación vigente para poder ser comercializado como producto fertilizante.

El futuro del compost

Está previsto, por parte de la administración comarcal, que el destino de la primera partida elaborada de compost sea la donación a los ayuntamientos de todos los municipios de la comarca del Matarraña. Posteriormente, y cuando finalicen los trámites administrativos para constituirse como ente gestor, este compost se comercializará.

Innovación en la gestión de los residuos

El sistema de recogida de residuos ‘Porta a porta’ se inició el 25 de junio de 2018, con la participación de las poblaciones de Fuentespalda, Monroyo, Peñarroya de Tastavins y Torre de Arcas. El día 01 de octubre de 2018, Cretas comenzó el sistema del ‘5º contenedor’ y el 20 de marzo del 2019, la población de Fórnoles se sumó al ‘PAP’.

¿Por qué el ‘Porta a porta’ y el ‘5º contenedor’?

Este sistema de recogida selectiva se concibió, por parte de la administración comarcal, como una prioridad absoluta para el Matarraña, tanto por  su sostenibilidad medioambiental como por su compromiso con la creación de empleo, con la mejora de la imagen de los municipios al suprimir la no siempre agradable presencia de los contenedores, o la mayor rentabilidad económica en la gestión del papel-cartón y envases.

El objetivo final de este proyecto, era obtener datos sobre los porcentajes de reciclaje y en un plazo no demasiado lejano ampliar el sistema al resto de municipios de nuestra comarca, dando cumplimiento así a las exigencias marcadas por la normativa europea: alcanzar un 50% en peso de reciclaje en las fracciones de papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos u otras fracciones reciclables.

Cómo se cambió del sistema tradicional al ‘Porta a porta’:

El primer paso, fue la retirada en los municipios participantes, de los contenedores de resto, papel y cartón y los de envases, permaneciendo los de vidrio, aceite y ropa usada.  Desde el día de inicio del ‘PAP’, cambió la forma en la que se reciclaban los diferentes materiales.

A continuación, cada familia de las poblaciones participantes, recibió un kit de reciclaje completo por hogar, formado por diversos cubos donde depositar las fracciones cartón, envases, orgánica y resto. Y se repartió un calendario, con los días de recogida de cada fracción y una guía de reciclaje para resolver dudas sobre donde reciclar cada residuo y explicar de forma sencilla, qué es y cómo funciona el ‘Porta a Porta’.

Las viviendas diseminadas, situadas fuera del núcleo urbano de los municipios del ‘Porta a porta’, disfrutan de los mismos días de recogida de residuos, con la única diferencia de que depositan sus cubos en un poste, cerca de la vivienda, en un punto de fácil acceso para realizar la recogida.

Además, se han creado unas ‘áreas de emergencia’, ubicadas en diferentes espacios de las poblaciones del Plan Piloto, en las que hay contenedores para los cuatro tipos de residuos.  Así, existe la posibilidad de poder depositar de forma excepcional los residuos que se generen y que puntualmente, no puedan depositarse con el sistema habitual.

El ‘5º contenedor’ en Cretas: otra experiencia de reciclaje

En Cretas, se apostó por otro sistema de reciclaje, consistente en la implantación del ‘5º contenedor’, un contenedor marrón, destinado a los residuos orgánicos.  En esta localidad, los vecinos interesados en participar, recibieron una llave, ya que el contenedor está cerrado al público no participante, así como bolsas compostables y un cubo cerrado de 10 L.

La información, un factor fundamental

Previamente a la puesta en marcha del ‘Porta a porta’ y ‘5º contenedor’, se celebraron talleres formativos para los niños en los colegios y se impartieron numerosas charlas y talleres  dirigidos a los usuarios de ambos servicios. Posteriormente, y tras poner en marcha estos proyectos, se ha venido celebrando nuevas charlas para refrescar los conocimientos sobre reciclaje y para resolver las dudas que han ido surgiendo entre los usuarios. Por otra parte, los vecinos que han participado en ambos proyectos, han tenido la posibilidad de visitar la planta de compost, para conocer cómo es el proceso de compostaje y de qué manera se gestionan sus residuos.

Además, se puso a disposición de los vecinos un teléfono de contacto, una lista de difusión de Whatsapp y dos ebandos: ‘Porta a porta Matarranya’ y ‘5º contenedor Cretas’.

La planta de Peñarroya de Tastavins: el centro de producción de compost

El tratamiento de la materia orgánica se realiza en la planta de compostaje comarcal, ubicada en las instalaciones de la planta de gestión de purines en Peñarroya de Tastavins, y donde de forma eventual, se deposita el resto de fracciones para su traslado semanal a su correspondiente destino (estación de transferencia, vertedero o  gestor autorizado de papel y cartón).

La actividad de compostaje se realiza mediante el sistema de pilas volteadas, consistente en elaborar el compost a través del volteo de los materiales en grandes pilas de almacenaje.

El proceso de compostaje consta de cuatro etapas, pretratamiento, higienización,  maduración y postratamiento, con una duración aproximada de 6 a 8 meses.

Finalmente, comienza la fase de almacenamiento del compost estabilizado y listo para su uso, previa comprobación de la calidad del mismo y su aptitud como fertilizante.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario