Mari Carmen Bernard con su fuerza creadora, expresiva y arrolladora, expone en Albalate del Arzobispo, “Un paseo por Japón”

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Exposición “Un paseo por Japón” de Mari Carmen Bernard.

Mi nombre es Mary Carmen Bernard y nací en un pequeño pueblo del Bajo Aragón, Albalate del Arzobispo. A una edad muy temprana me trasladé a Barcelona donde estudié y me formé en el mundo de las Ciencias de la Salud. Años más tarde salí de España y fijé mi residencia en Londres, pero viajar constantemente por trabajar en turismo, me permitió conocer distintos paises asiáticos y de Extremo Oriente. De ahí viene mi gran pasión por Japón, su cultura, tradición y delicadeza por el arte ancestral y la vida de las Geishas.

Comencé a dibujar y pintar, algo que desde hacia algún tiempo me llamaba la atención y comencé a tomar parte de ello allá por el año 2000. Gracias a mi maestro que me animó a preparar esta exposición para la cual elegí trabajar el tema sobre Japón y su cultura…

La pincelada realista de Mª Carmen

La pintura se convierte a veces en un modo de plasmar nuestras vidas, otras nuestro entorno y todo ello conforma muchas veces una manera de homenajear lo que anhelamos y en el caso de Mª Carmen Bernard en esa su primera muestra. Hay una clara evidencia de su admiración por las costumbres ancestrales del país del sol naciente, la paz, la calma, el sosiego de un ritmo casi musical que transmite su obra, que a su vez, nos transporta en un silencio acogedor que parece mover las flores de los cerezos, acompañándolo con el movimiento de un pincel imaginario que acaricia cada pliegue, cada tez, con sutileza.

El realismo de la pincelada se nos antoja, parsimonioso, lento… quizás la esencia humana sea esa. La ausencia de prisas, lo natural, sólo el paso del tiempo, simplemente. Mª Carmen con su pintura nos recuerda que la vida humana está íntimamente ligada a esa calma, ya Paul Gauguin nos introdujo en esa verdadera realidad, la naturaleza y el ser humano, creo que Mª Carmen Bernard hace lo mismo, con una pintura precisa, que se recerea en los detalles, nos introduce en las costumbres de un país ancestral.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario