Los 1.500 voluntarios de Protección Civil tienen un nuevo marco normativo

Chismorrea con tus amigos

Entra en vigor el Decreto 204/2017 de 19 de diciembre de 2017 del Gobierno de Aragón, por el que se regula la organización y el funcionamiento de las Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil, norma que reconoce y establece las funciones de estas agrupaciones en el sistema de Protección Civil de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Las Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil son organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas a cooperar con las administraciones públicas en funciones preventivas para reforzar la seguridad colectiva de los ciudadanos y en funciones de intervención en situaciones de emergencia, una labor que, según la directora general de Justicia e Interior, Mª Angeles Júlvez, “supone un plus de calidad y de seguridad para cualquier territorio”.

Precisamente, la prevención se configura como el bloque principal de funciones de estas organizaciones que, a partir de ahora, tendrán que ser de ámbito comarcal. Habrá que promover, por tanto, los procesos de integración, evitar la duplicidad de medios y unificar los recursos a la vez que garantizar la cobertura de todo el territorio de la Comunidad Autónoma.

La prevención forma, por tanto, el principal bloque de funciones de estas agrupaciones, bajo las directrices de los técnicos de la Administración de la que dependan y con la que han de tener suscrito un convenio de colaboración.

En este ámbito, han de actuar en todo tipo de eventos y dispositivos operativos de carácter preventivo, como grandes concentraciones humanas, eventos deportivos o fiestas locales. También les corresponde colaborar en la elaboración, mantenimiento e implantación de los planes de protección civil en su comarca, así como apoyar la elaboración y realización de campañas de información y divulgación para colectivos afectados por los distintos riesgos.

En cuanto a la intervención en emergencias, se establecen los procedimientos a seguir por las agrupaciones, siempre sujetas a la cadena de mando establecida, y sus labores de evaluación de la situación, protección de la zona o socorro en casos de necesidad perentoria o urgencia vital, información a los cuerpos operativos y apoyo logístico.

La nueva normativa reconoce que la Red de Voluntarios es un elemento más de los que conforman el conjunto de la Protección Civil, “que ha demostrado sobradamente su eficacia, basada fundamentalmente en la solidaridad”.

Los voluntarios han de tener una edad mínima de 18 años, acreditar una aptitud psicofísica adecuada, carecer de antecedentes penales por delitos dolosos y no haber sido condenados por sentencia firme por delitos contra la libertad e indemnidad sexual.

Asimismo, han de superar las pruebas de acceso establecidas por cada agrupación y después un periodo de aprendizaje como voluntario en prácticas, con 60 horas de servicio en un periodo de entre 6 meses y 1 año, la formación que pueda establecer la agrupación correspondiente, y la Formación Básica Obligatoria (FBO) establecida por el Gobierno de Aragón.

Entre las obligaciones de los voluntarios figuran, salvo que concurran causas justificadas la realización de al menos 60 horas de servicio al año o la participación en las actividades organizadas por su agrupación y por la administración pública responsable; en particular, acudir a las actividades formativas obligatorias que se organicen por parte del Gobierno de Aragón.

Las agrupaciones han de contar a su vez con dos pólizas de seguros de responsabilidad civil y de accidentes, mantener actualizadas las vías oficiales de comunicación con el Gobierno de Aragón o notificar al Centro de Emergencias 112 SOS ARAGÓN un número de teléfono de contacto y un número adicional para su activación.

En estos momentos, la Comunidad Autónoma de Aragón cuenta con 50 agrupaciones de voluntarios repartidas entre Zaragoza (22 agrupaciones), Huesca (16) y Teruel (12). Todas ellas suman unos 1.500 voluntarios de Protección Civil.

Chismorrea con tus amigos

Dejar una contestacion