La solución al problema del desempleo en España tiene diez años

Chismorrea con tus amigos

El mayor problema de España es el empleo, como hablamos anteriormente. España tiene uno de los peores índices desempleo de toda la OCDE, normalmente superados sólo por Grecia, lo que deriva en un gran desempleo juvenil, desempleo en mayores de 50 años y precariedad y mala calidad del empleo. ¿Cómo solucionarlo?

Como he comentado alguna vez, una reindustrialización no implicaría un incremento del empleo. Por un lado la industria no es un porcentaje alto del empleo en ningún país desarrollado y por otro la industria se está automatizando cada vez más, e incluso se prevé que esta se incremente a medida que se implementen los avances tecnológicos de Big Data, Cloud Computing, robótica e Inteligencia Artificial. Luego para el crecimiento del empleo tenemos que pensar en otras alternativas, y las que más personal emplean son los servicios.

El aspecto tragicómico del problema es que hace diez años se hizo un informe por una consultora y economistas de prestigios que determinaban como se podría crecer y disminuir fuertemente el desempleo de un modo sostenible, ese informe sigue ahí, esperando que nuestros sabios gobernantes estén dispuestos a hacerle caso.

El informe Fedea-McKinsey

Hace casi diez años, se presentó el informe “Una nueva agenda de crecimiento para España” por parte de Mckinsey y Fedea, que aunque debería ser actualizado, en mi opinión sigue siendo vigente para determinar hacia dónde se podría crecer en la economía española. Básicamente las tesis de este informe eran:

En los años anteriores el crecimiento económico español no había sido sostenible, especialmente porque la productividad había ido cayendo ( esto cambió en los años de la crisis), luego la solución por los autores era buscar otros modos de crecer.

Además la economía española no podía crecer su productividad mediante infraestructuras, ya que las que se habían ido inaugurando en los años de bonanza eran excelentes (todavía lo siguen siendo cuando comparamos con países de nuestro entorno), por lo que el incremento de la productividad no podría venir de más kilómetros de autopista, de AVE o de nuevos aeropuertos.

El informe lo que hace es comparar nuestra economía con las de la UE y EEUU y ve que hay dos modos en los que se podría crecer, en atraer turistas de países de extremo oriente, que aunque no nos visitaran al mismo ritmo que lo hacen con Francia y Reino Unido, había muchas posibilidades de atraerlos a un ritmo equivalente al de Alemania e Italia, luego habría margen para crecer.

Esta medida puede parecer polémica en tiempos en los que las quejas esán sobre la “turístitificación” excesiva de nuestras ciudades, pero es cierto que podría haber sido un buen modo de “desestacionalizar” el turismo y atraer a consumidores con un alto poder adquisitivo (ese conocido turismo de calidad del que siempre se habla y nunca se atrae”).

Pero el otro punto que marcaba el informe era incrementar la participación española en servicios empresariales. Los servicios empresariales (tecnología de la información, contabilidad, ingeniería, consultoría, servicios jurídicos, etc) en España son una parte inferior en el PIB al del resto de países de la UE, están bien pagados, son productivos y de alto valor añadido.

Sólo con ponerlos en la media de la UE 15, el informe hablaba de que se podrían crear dos millones y medio de empleos. Si a su vez se mejorara la calidad de los bienes exportables se hablaba de otros 600.0000 empleos adicionales. Esto con un incremento del PIB del 45%. Es decir, suponía una acción pública con colaboración privada. Un plan de país a largo plazo estilo los tomados por Singapur y Reino Unido.

De hecho un plan de este tipo debería de ser los deberes del próximo gobierno que venga de las elecciones del próximo 28 de abril. Parte del trabajo está hecho, ahora toca actualizarlo y ponerse en marcha. Para quién sea escéptico sobre como los servicios empresariales pueden ayudar a la economía de fuera de Madrid y Barcelona, no hay más que ver el éxito del Parque Tecnológico de Andalucía, que actualmente su colpaso es un problema en Málaga. ¿Qué se hace desde dichas instalaciones? Principalmente servicios empresariales, las dos empresas más grandes son Oracle y Accenture.

¿Y qué habría que hacer?

Las recomendaciones del informe de Fedea y McKinsey pasaban por una serie de acciones que convertirían España en un entorno ideal para el crecimiento de los servicios profesionales. De un modo resumido, eran las siguientes:

  • Apoyar a las empresas en su orientación al exterior, y en particular, el mercado asiático.
  • Fomentar la creación de empresas con mayor tamaño ya que su productividad es equivalente a la europea.
  • Hacer una reforma laboral en profundidad.
  • Garantizar la disponibilidad y/o acceso a un adecuado capital humano a todos los niveles.
  • Simplificar radicalmente la regulación para facilitar la actividad empresarial, y la entrada y salida de nuevos competidores al/ del mercado.
  • Promover la disponibilidad de capital para la iniciativa empresarial.
  • Mejorar la actividad innovadora.

En realidad ninguna de estas medidas supondría un fuerte impacto en las cuentas públicas, y salvo la reforma laboral, estas no implicarían conflictividad social. Muchas de estas podrían haberse lanzado por gobiernos de izquierdas sin que les supusiera un conflicto ideológico. Es necesario un pacto por parte de los partidos políticos que puedan salir de las elecciones para sacar adelante medidas que sin mucho conflicto vayan a mejorar la competitividad de nuestra economía y la creación de empleo.

Chismorrea con tus amigos

Dejar una contestacion