La ley de autónomos dejará fuera una de las mayores reclamaciones: la cotización por los ingresos reales

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Chismorrea con tus amigos de CBA

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://i.blogs.es/a9ed14/construction-646914_640/1366_2000.jpg» show_in_lightbox=»on» url_new_window=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»on» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»] [/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

A pesar de que la ley de autónomos siga siendo una promesa electoral sin visos de hacerse realidad, lo cierto es que muchos detalles de la misma ya se conocen. Y, aunque muchas de las medidas de esta ley cubren agujeros y reclamaciones históricas de los autónomos, se dejan fuera otras que sería urgente modificar.

De hecho, había grandes esperanzas depositadas en que esta ley reformase el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos para que se cotizase en función de los ingresos reales y no de la decisión del trabajador, que puede elegir entre las bases mínima y máxima, como sucede en la actualidad.

Sin embargo, esta necesaria reforma ha quedado definitivamente fuera de la ley, y habrá que seguir esperando a futuros textos para que vea definitivamente la luz. No hay que olvidar que el 86% de los autónomos cotizan por la base mínima (la cual, por cierto, ha sido incrementada varias veces en los últimos años), y esto supone un verdadero problema para este colectivo.

En primer lugar, porque habrá muchos trabajadores cuyos ingresos no lleguen a la base mínima de cotización (e, incluso, coticen sin tener ingresos), y el hecho de tener que pagar esta cuota mensual mínima puede suponer, en algunos casos, la disolución de su negocio. Hay que tener en cuenta que, según datos proporcionados por la Agencia Tributaria, los ingresos medios de los autónomos que tributan por el sistema de estimación directa no llegan a los 10.000 euros al año (en concreto, 9.764,25 euros al año o 813 euros brutos al mes).

Además, dado que la gran mayoría de autónomos deciden cotizar por la base mínima a lo largo de la mayor parte de su vida laboral, su pensión de jubilación es ostensiblemente más baja que la de un trabajador asalariado. En concreto, mientras la pensión media de los primeros es de unos 784 euros al mes, los trabajadores por cuenta ajena perciben una pensión de 1.312,13 euros al mes. De hecho, son muy pocos los casos en los que la pensión pública se complementa con otros productos de previsión privado.

Y todo ello teniendo en cuenta que tanto las bases mínimas como las bases máximas no han parado de subir en los últimos años, lo que ha acabado aumentando la cuota mensual de los trabajadores autónomos. De todos modos, aunque se trate de una reforma urgente, ni está ni, de momento, se le espera.

Para mas información pueden consultar en Asesoria fasby

 

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»http://comunicacionbajoaragon.com/wp-content/uploads/2017/01/Nuevo_Banner_Fasby1.gif» show_in_lightbox=»off» url=»www.asesoriafasby.com» url_new_window=»on» animation=»left» sticky=»off» align=»center» max_width=»300px» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Chismorrea con tus amigos de CBA

Deja un comentario