La caída de precios de los combustibles conduce la tasa de inflación a terreno negativo en Aragón

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

La caída de precios de los combustibles conduce la tasa de inflación en marzo a terreno negativo en Aragón, anotando un -0,2% anual

La inflación subyacente en marzo permanecía en el 1,2% anual en Aragón por segundo mes consecutivo

La tasa anual de inflación en el mes de marzo se situó en el -0,2% anual en Aragón, ocho décimas por debajo de lo registrado el pasado mes de febrero, cuando fue del 0,6% anual, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En el conjunto de España el comportamiento fue similar, al registrarse en marzo una tasa de inflación del 0,0% anual, ocho décimas menos que la observada en el mes anterior. El principal factor detrás de este comportamiento ha sido el descenso de precios de los combustibles, frente a las subidas experimentadas en marzo de 2019.

Por su parte, en la eurozona la tasa de inflación en marzo de 2020 se moderaba cinco décimas para situarse en el 0,7% anual. Con ello, el diferencial era favorable en nueve décimas en el caso de Aragón y en siete décimas en el promedio nacional.

La inflación subyacente (que es aquella que excluye de su cálculo los elementos más volátiles, alimentos no elaborados y productos energéticos) permanecía estable en marzo en Aragón en un 1,2% anual por segundo mes consecutivo. En el conjunto de España la inflación subyacente mantenía también el mismo dato que en febrero, el 1,1% anual en marzo.

Por su parte, en el promedio de la eurozona la inflación subyacente desaceleraba una décima en marzo para quedar en el 1,2% anual.

Respecto al mes de marzo del año anterior, las tasas anuales de inflación en Aragón eran positivas en marzo en nueve de los doce grupos de consumo considerados por el IPC, siendo negativa en los tres grupos restantes.

A la cabeza de la relación en marzo se situó en Aragón el grupo de Alimentos y bebidas no alcohólicas, con una tasa de inflación del 2,6% anual, seguida de Otros bienes y servicios, con un 2,3% anual. Estos eran los dos únicos grupos de consumo que en dicho mes superaba el umbral del 2% anual, considerado como crecimiento estable de los precios por parte del Banco Central Europeo en sus objetivos de política monetaria.

A continuación, con tasas de inflación entre el 1% y el 2%, se situaban en Aragón en marzo los grupos de consumo de Hoteles, cafés y restaurantes (1,8% anual), Enseñanza (1,4% anual), Medicina (1,2% anual) y Vestido y calzado (1,0% anual).
Tras ellos, con tasas por debajo del 1% anual, se encontraban en marzo Comunicaciones (0,8% anual), Bebidas alcohólicas y tabaco (0,4% anual) y Menaje (0,1% anual).

Por último, los precios se redujeron en marzo en comparativa anual en los grupos de consumo de Ocio y cultura (-0,6% anual), Transporte (-2,8% anual) y Vivienda (-5,7% anual).

Por comparación con el mes anterior, los precios experimentaron en marzo una disminución de seis décimas en Aragón, como consecuencia fundamentalmente del comportamiento de los combustibles.

Atendiendo a la clasificación por grupos de consumo, se observan alzas mensuales de precios en seis grupos de consumo que se vieron más que compensadas por disminuciones mensuales de precios en cuatro grupos de consumo, permaneciendo sin cambios mensuales los precios de los dos grupos restantes.

Así, la mayor subida mensual se produjo en Vestido y calzado (3,4% anual), una vez terminadas las rebajas de invierno y con el arranque de la nueva temporada de moda. A distancia, subieron un 1,2% mensual los precios de Comunicaciones, un 0,5% mensual los de Menaje y un 0,3% mensual los de Alimentos y bebidas no alcohólicas. Con mayor moderación subían en marzo los precios de Otros bienes y servicios (0,2% mensual) y Medicina (0,1% mensual).

Los precios no variaron en marzo en Aragón respecto a febrero en los casos de Bebidas alcohólicas y tabaco y Enseñanza.

Por su parte, descendieron mensualmente los precios de Ocio y cultura (-0,1% mensual), Hoteles, cafés y restaurantes (-0,3% mensual), Vivienda (-2,6% mensual) y Transporte (-3,3% mensual).

Como ya se ha apuntado, en marzo ha sido determinante el comportamiento de los precios de los combustibles, derivado a su vez de la evolución del precio del petróleo, que en su calidad Brent cotizó en marzo a una media de 32,1 dólares por barril, un 43,1% menos que en febrero y un 51,4% menos que un año antes. Este desplome fue consecuencia, por una parte, de la caída de la demanda debida al cierre de actividades productivas en numerosos países a causa del Covid-19, así como la falta de acuerdo entre Arabia Saudí y Rusia para frenar la extracción de crudo, y se espera que el precio se recupere paulatinamente en los próximos meses.

Por provincias aragonesas, la tasa de inflación en marzo de 2020 se situó en un -0,5% anual en el caso de Huesca, mientras en Teruel y en Zaragoza fue del -0,1% anual.

En la última reunión ordinaria de política monetaria del Consejo de Gobierno del BCE, celebrada el día 12 de marzo, no se produjeron cambios en los tipos de interés, decepcionando a un mercado que esperaba algún movimiento a la baja, en particular en la facilidad de depósito. Por otra parte, se anunció una ampliación de las compras de deuda por un importe de 120.000 millones de euros, que añadidos a los 20.000 millones de euros mensuales previstos elevan la cifra total en 2020 hasta los 360.000 millones de euros. Asimismo, se anunció una nueva ronda de liquidez TLTRO para el sistema financiero, además de flexibilizar las normas de capital y de liquidez de la banca.

A continuación, en la reunión extraordinaria celebrada el día 18 de marzo, se anunció la puesta en marcha para este año 2020 de un nuevo programa de compra de deuda, tanto soberana como corporativa, denominado Pandemic Emergency Purchase Program (PEPP), por un importe de 750.000 millones de euros, ampliable en tamaño y duración si fuera necesario, al objeto de garantizar a todos los gobiernos de la eurozona la existencia de un comprador de deuda de última instancia. Añadido a lo anterior, la capacidad de compra de deuda del BCE en 2020 se elevaría a 1,1 billones de euros.

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario