El discurso de Año Nuevo del Presidente de Aragón pone de ejemplo en España el gobierno de la comunidad con un proyecto común que huye de frentismos “nefastos”

Chismorrea con tus amigos

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

El presidente aragonés repasa los proyectos empresariales que consolidarán aún más el liderazgo económico de la comunidad y se propone repartir mejor la riqueza

Javier Lambán advierte de que la lealtad con el Estado no supondrá admitir tratos de favor a otras comunidades para apaciguar posibles tensiones y exige un gobierno para reformar la financiación autonómica

“Tomar las uvas por primera vez con el presupuesto aprobado es el mejor signo de normalidad institucional, la mejor manera de trasmitir seguridad y confianza”

El Presidente de Aragón ha pronunciado su discurso de fin de año desde el Pabellón Puente, obra emblemática de la Expo del 2008, desde la que se pretende seguir asociando el nombre de Aragón a la idea del desarrollo sostenible. Desde este enclave ha recordado que el antiguo recinto expo va a albergar Expoinnova, un espacio dedicado a la formación y la investigación que empezará a tomar cuerpo con el Campus de FP Digital. Igualmente, en el pabellón puente se va a desarrollar Mobility City, un proyecto que ayudará a la industria aragonesa del automóvil “a un tránsito energético sin traumas y convertirá a Aragón en la referencia española de la movilidad del siglo XXI”.

Según Lambán, en 2020 las obras de Bonárea, punta de lanza del pujante sector agroalimentario, seguirán ejecutándose “a buen ritmo”; Teruel se pondrá a la vanguardia de la bioeconomía y de la economía circular del país, además de concentrar gran parte del formidable desarrollo de energías renovables que se está produciendo en la Comunidad y se reforzará la capacidad logística avanzando en proyectos cruciales como el Cantábrico-Mediterráneo, el Canfranc o la autopista ferroviaria Zaragoza-Algeciras, que nos permitirán sustituir paulatinamente el camión por el tren.

La decisión de Amazon de instalar en Zaragoza y Huesca sus centros de gestión de datos, ha sido –según el presidente Lambán- “la mejor noticia económica del año”, convencido de que situará a Aragón a la cabeza de la economía digital en España. Todos estos motivos son sinónimo de crecimiento económico y de creación de empleo por encima de la media española, además de consolidar el liderazgo en los sectores clave de la economía del futuro y “nuestra aspiración de llegar pronto al pleno empleo estará más al alcance de la mano”.

El máximo responsable autonómico ha propuesto, sin embargo, crear riqueza pero, sobre todo, repartida “de manera más justa”, contribuyendo a crear más empleo y de mejor calidad, pues sostiene que “el que se genera ahora mismo es demasiado temporal y precario”.

La igualdad de oportunidades y mayor calidad de vida para todos los aragoneses pasa, según Lambán, por dedicar mayores esfuerzos para sectores como la juventud, y causas como la desigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la erradicación de la pobreza infantil; las personas con discapacidad y los mayores o la revitalización del medio rural, con opciones de empleo y servicios. Y añade que justamente para eso es para lo que ha de servir la permanente mejora de los sistemas públicos de educación, sanidad y servicios sociales y todas las medidas de empleo, vivienda, turismo, universidad o modernización agraria, incluidas en el presupuesto aprobado ayer en las Cortes de Aragón.

Aragón no consentirá privilegios por apaciguar tensiones territoriales

En el capítulo territorial del discurso de año nuevo, Javier Lambán ha mostrado su satisfacción por poder cumplir su deseo para el presente año de gobernar la Comunidad entendida como un proyecto común, “sin obedecer a ninguna ideología en exclusiva y rechazando cualquier frentismo, pues todos los frentismos, los de izquierdas y los de derechas, han tenido consecuencias nefastas en la historia de nuestro país”, lo que en Aragón es posible con el ejecutivo cuatripartito de PSOE, PAR, Podemos y CHA, y el apoyo de IU, “transversal, con vocación de centralidad y de moderación”, además de reunirse en torno a un firme compromiso aragonesista pero no desvinculado del destino común de España. Muy al contrario, cree que “reafirma nuestro sentimiento de pertenencia a ella” y confía el éxito de la Comunidad “indisolublemente ligado al de España como Nación y como Estado”. Por ello, subraya que “el interés general de todos los españoles es el nuestro y no escatimaremos esfuerzos para defenderlo en todos los órdenes, en el político, en el social y en el económico”.

El Presidente de Aragón anuncia que el Gobierno de España contará con la lealtad de la comunidad Aragón, que no generará ninguna tensión territorial, pero advierte que dicha lealtad “debe ser correspondida” y que “no admitiremos que, para apaciguar las que puedan generar otras regiones, se les otorguen privilegios o tratos de favor, de manera que, si eso ocurre, apelaremos a toda la fuerza de la Constitución y del Estatuto de Autonomía para evitarlo”.

En este sentido, exige de una reforma sustancial de la financiación autonómica, “pues con la actual no es posible mantener siquiera la sanidad y la educación y carecemos de recursos para casi todo lo demás” y avances también sustanciales en las infraestructuras viarias, ferroviarias e hidráulicas, “mucho tiempo reivindicadas y muy lentamente materializadas”.

También alude Lambán al momento de incertidumbre y desconcierto que vivimos en el país, por lo que defiende que los poderes públicos procuraren estabilidad y gobiernos “desde la razón y el sentido común” para eludir “sobresaltos innecesarios”, de la misma manera que condena los continuos ataques que amenazan la continuidad de la Constitución, “la única de nuestra historia que ha dotado de estabilidad política y social a España, la de 1978”. En aras de la convivencia y de la buena gobernanza del país argumenta que “ahora mismo es un imperativo democrático defenderla, como la unidad de la Nación española como garantía de igualdad de derechos de todos los españoles, vivan en la región que vivan; y defender el entramado institucional que la sustenta, empezando por la Jefatura del Estado”.

Por lo que respecta a Aragón, Javier Lambán celebra que esta será la primera vez, desde que es presidente, “que voy a tomar las uvas con el presupuesto de la Comunidad aprobado”, lo que a su juicio supone “el mejor signo de normalidad institucional” y la mejor manera de trasmitir seguridad y confianza y, sobre todo, la expresión de la voluntad del Gobierno de Aragón de estar a la altura de la sociedad a la que sirve.

Su discurso ha finalizado con referencias al Aragón de las letras, la ciencia, el deporte, la empresa, … a la tierra repleta de talento y de capacidad innovadora; orgullosa de sí misma y, a la vez, propensa a la universalidad. Pero, -ha expresado su predilección- “si me dan a elegir, me gustaría que se nos conociera ante todo por ser una tierra de derechos y libertades, es decir, una tierra de buen vivir para todos los que habitamos en ella, sin exclusión alguna”.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Discurso de Fin de Año del Presidente de Aragón
(30 de diciembre de 2019)

Nos encontramos en el Pabellón Puente, la obra más emblemática de la Expo del 2008, que asoció mundialmente el nombre de Aragón a la idea del desarrollo sostenible.
Decididos a recuperar ese legado, no hay mejor sitio que éste para anunciarles a ustedes lo que esperamos para el año 2020, en el que la obligación de combatir el cambio climático condicionará toda nuestra actividad.
El antiguo recinto va a albergar Expoinnova, un espacio dedicado a la formación y la investigación que empezará a tomar cuerpo con el Campus de FP Digital.
Aquí mismo, en el Pabellón, se va a desarrollar Mobility City, un proyecto que ayudará a nuestra industria del automóvil a un tránsito energético sin traumas y convertirá a Aragón en la referencia española de la movilidad del siglo XXI.
Las obras de Bonárea, punta de lanza de nuestro pujante sector agroalimentario, seguirán ejecutándose a buen ritmo Teruel se pondrá a la vanguardia de la bioeconomía y de la economía circular de nuestro país, además de concentrar gran parte del formidable desarrollo de energías renovables que se está produciendo en la Comunidad.
Reforzaremos aún más nuestro poderío logístico avanzando en proyectos cruciales
como el Cantábrico-Mediterráneo, el Canfranc o la autopista ferroviaria ZaragozaAlgeciras, que nos permitirán sustituir paulatinamente el camión por el tren
Por último, la decisión de Amazon de instalar en Zaragoza y Huesca sus centros
de gestión de datos, que ha sido la mejor noticia económica del año, situará a Aragón a la
cabeza de la economía digital en España.
Si ahora ya crecemos y creamos empleo por encima de la media española, todos
estos empeños consolidarán aún más nuestro liderazgo en los sectores clave de la
economía del futuro y nuestra aspiración de llegar pronto al pleno empleo estará más al
alcance de la mano.
II
Pero nuestra apuesta por el crecimiento no se agota en sí misma. Queremos crear
riqueza, sí, pero, sobre todo, queremos que la riqueza se reparta de manera más justa.
Hemos de contribuir a que se cree más empleo y de mejor calidad, pues el que se
genera ahora mismo es demasiado temporal y precario.
Los jóvenes requieren nuestra atención prioritaria, pues las heridas de la crisis aún
no se han cerrado para ellos.
La desigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres ha de eliminarse
definitivamente.
Hay que erradicar del todo la pobreza infantil.
Las personas con discapacidad y los mayores han de ser cuidados con el esmero
al que tienen derecho.
Tiene que ocuparnos de manera intensa la revitalización del medio rural, con
opciones de empleo y servicios que permitan a todo el territorio aragonés desarrollarse de
manera constante y equilibrada.
En resumen, la igualdad de oportunidades y de calidad de vida de todos los
aragoneses ha sido y seguirá siendo el objetivo principal de nuestra acción de gobierno.
Y justamente para eso es para lo que ha de servir la permanente mejora de nuestros
sistemas públicos de educación, sanidad y servicios sociales y todas las medidas de
empleo, vivienda, turismo, universidad o modernización agraria; todas las que, en
definitiva, incluye el presupuesto que aprobamos ayer mismo.
III
Señores y señores: hace un año, cuando me dirigía como hoy a todos ustedes, les
dije que no entendía Aragón como el proyecto de un partido, que entendía Aragón como
un proyecto de todos.
En mayo, el PSOE ganó con claridad las elecciones y, junto con PAR, Podemos y
CHA, y con el apoyo de IU, pudimos formar un Gobierno transversal, con vocación de
centralidad y de moderación.
Es decir, pudimos cumplir mi deseo de Año Nuevo de gobernar la Comunidad
entendida como un proyecto común, sin obedecer a ninguna ideología en exclusiva y
rechazando cualquier frentismo, pues todos los frentismos, los de izquierdas y los de
derechas, han tenido consecuencias nefastas en la historia de nuestro país.
Así pues, presido una coalición reunida en torno a un firme compromiso
aragonesista y que enmarca su acción en el Estatuto de Autonomía y en el propósito
irrenunciable de desarrollarlo al máximo.
Somos conscientes de que el autogobierno nos ha permitido a los aragoneses
desplegar nuestras potencialidades, ser ahora mismo referencia nacional en muchas
materias y crear excelentes servicios públicos hechos a nuestra medida.
Pero esto no nos desvincula del destino común de España sino que reafirma
nuestro sentimiento de pertenencia a ella. Nuestro éxito como Comunidad va
indisolublemente ligado al de España como Nación y como Estado. El interés general de
todos los españoles es el nuestro y no escatimaremos esfuerzos para defenderlo en todos
los órdenes, en el político, en el social y en el económico.
Por ello, el Gobierno de España que está a punto de formarse tendrá nuestra
lealtad, como la han tenido todos los anteriores. Pero, como también hemos exigido
siempre, esa lealtad debe ser correspondida.
No podemos continuar sin una reforma sustancial de la financiación autonómica,
pues con la actual no es posible mantener siquiera la sanidad y la educación y carecemos
de recursos para casi todo lo demás.
Tenemos la obligación de exigir al nuevo Gobierno esa reforma, así como avances
sustanciales en las infraestructuras viarias, ferroviarias e hidráulicas, mucho tiempo
reivindicadas y muy lentamente materializadas.
Aragón no generará ninguna tensión territorial. Pero tampoco admitiremos que,
para apaciguar las que puedan generar otras regiones, se les otorguen privilegios o tratos
de favor, de manera que, si eso ocurre, apelaremos a toda la fuerza de la Constitución y
del Estatuto de Autonomía para evitarlo.
IV
Amigas y amigos: vivimos un momento de incertidumbre, de desconcierto ante el
presente y de miedo al futuro. Por eso, los poderes públicos tenemos la obligación de
procurar estabilidad, de gobernar desde la razón y el sentido común y de eludir sobresaltos
innecesarios.
Desde ese punto de vista, es muy preocupante que la única Constitución de nuestra
historia que ha dotado de estabilidad política y social a España, la de 1978, esté siendo
objeto de ataques que amenazan seriamente su continuidad.
Por eso, en aras de la convivencia y de la buena gobernanza del país, es ahora
mismo un imperativo democrático defenderla; defender la unidad de la Nación española
como garantía de igualdad de derechos de todos los españoles, vivan en la región que
vivan; y defender el entramado institucional que la sustenta, empezando por la Jefatura
del Estado.
Por lo que respecta a Aragón, desde que soy Presidente es primera vez que voy a
tomar las uvas con el presupuesto de la Comunidad aprobado.
Éste es mejor signo de normalidad institucional, la mejor manera de trasmitir
seguridad y confianza y, sobre todo, la expresión de la voluntad del Gobierno de Aragón
de estar a la altura de la sociedad a la que sirve.
V
Señoras y señores: 2019 ha sido un buen año para las letras aragonesas y para
nuestros jóvenes investigadores y deportistas, un año en que los ayuntamientos, los
sindicatos y empresarios, las organizaciones agrarias y cooperativas, los autónomos, la
Universidad, las entidades del tercer sector o los creadores han vuelto a demostrar su
enorme valía y su rotundo compromiso con la Comunidad.
Nada tranquiliza más que saber que, en 2020, Aragón seguirá contando con ellos.
En lo que a mí se refiere, desde que era joven me he considerado un político
vocacional.
Por fortuna, la vida me ha permitido acceder a los dos oficios públicos que más
anhelaba, el de Alcalde de Ejea de los Caballeros, el pueblo donde nací y donde vivo, y
el de Presidente de Aragón, la región con la que estoy tan identificado que hasta mi acento
me delata.
Es mucha la gratitud a la que estoy obligado y sé que solo sirviendo a la
Comunidad hasta el final con todo mi saber y dedicación podré llegar a ser digno de la
confianza que he recibido.
Como todos los años, vuelvo a insistir en que los aragoneses valemos mucho más
de lo que nos creemos y que, si confiamos en nosotros mismos, nuestro éxito como
Comunidad adquirirá dimensión global.
El mundo sabrá así que Aragón es una tierra repleta de talento y de capacidad
innovadora; orgullosa de sí misma y, a la vez, propensa a la universalidad.
Pero, si me dan a elegir, a mí gustaría que se nos conociera ante todo por ser una
tierra de derechos y libertades, es decir, una tierra de buen vivir para todos los que
habitamos en ella, sin exclusión alguna
Queridos conciudadanos: Salud y bienestar para 2020 y, de todo corazón, un fuerte
abrazo a todos y cada uno de ustedes.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Chismorrea con tus amigos

Deja un comentario