Hora de hacer la carta a los Reyes para los autónomos, llegan las elecciones

Chismorrea con tus amigos

Los autónomos son un colectivo muy importante a nivel de votos en nuestro país. Y en época de elecciones son muchas las promesas que se realizan a los diferentes sectores. Por eso llega la hora de hacer la carta a los Reyes para los autónomos cuando se anuncian elecciones.

El problema fundamental es que simplemente por su volumen no se trata de un colectivo homogéneo. Poco tiene que ver lo que necesita un notario con lo que demanda un repartidor de Glovo. Ambos están inscritos en el RETA, pero la misma medida puede ser reclamada por unos y rechazada por los otros.

El autónomo no tiene una única voz para negociar

Un ejemplo de ello son las diferentes asociaciones de autónomos. ATA, UPTAy UATAE, por citar tres de las principales, tienen posturas diferentes en muchos aspectos. Y a la hora de ejercer como interlocutores defienden muchas veces posturas antagónicas. Enfrente negocian con el Gobierno de turno y la patronal, que si tiene una postura más consensuada.

En estos días veremos cómo muchos de los partidos avanzan diferentes propuestas para intentar ganar el voto de los autónomos. No hay más que ver las últimas que se propusieron cuando se formo el Gobierno de Mariano Rajoy, muchas de ellas en el olvido, otras peor que cuando legislaron y solo unas pocas salieron adelante. Lo malo es que la experiencia nos dice que una vez pasadas las elecciones, los autónomos pasan al olvido.

El problema es que pasadas las elecciones los autónomos descubren que los Reyes son los partidos políticos

No hablamos ya de medidas de calado, una reforma del RETA que actualice el estatuto del trabajador autónomo al siglo XXI, pero al menos si que se podrían exigir medidas concretas que mejoren la vida de los autónomos y no chapuzas legislativas que luego las dejen en el limbo. Tenemos dos ejemplos claros, los gastos de suministros para los autónomos que trabajan en casa y las dietas de los autónomos, que han quedado en poco más que nada.

Al final el problema se puede reducir a que es mucho más sencillo apretar las tuercas a un colectivo que no está unido que ir a por aquellos que tienen las herramientas suficientes para realizar optimizaciones fiscales para pagar lo menos posible. El problema es que los autónomos generan gran parte del empleo en nuestro país y si no se da una solución adecuada todos acabaremos por pagarlo a medio plazo.

Y todo esto sirve también para las pequeñas empresas familiares, donde se encuentran en la misma situación que los autónomos. Ahogados por exigencias cada vez mayores, con pocas posibilidades de ser más competitivos, de asegurar un relevo generacional o poder exportar sin ayudas.

Chismorrea con tus amigos

Deja un comentario