Ganar Alcañiz exige explicaciones y responsabilidades ante la falta de previsión para aminorar los desperfectos en la ribera tras la riada.

Chismorrea con tus amigos

Ganar Alcañiz propone un plan de emergencias para evitar que la ribera se destroce en cada riada. 

Una muestra más de la falta de previsión y organización de las tareas municipales es lo que ha vuelto a suceder con la riada.

Desde el  lunes 15 de octubre los modelos meteorológicos estaban indicando la generación de un fenómeno de “gota fría” para el 18 y 19 de octubre con advertencias de alerta roja por fuertes lluvias tanto en la zona de costa de Castellón como en el norte de esta provincia y la zona sureste de la provincia de Teruel. Todo indicaba que las fuertes lluvias en las cuencas altas del Guadalope y Bergantes iban producir una fuerte riada aguas abajo. Repetimos: desde el lunes por lo menos, si no es antes, ya se sabía que había muchas probabilidades que el río Guadalope, a su paso por la ciudad, se volviera a desbordar como en 2015.

Hace ahora mismo un año cuando se inauguraron las obras de reparación de la ribera, que costaron 350 mil euros, tras la riada de hace tres años. Unas obras que sirvieron para reparar el camino que discurre junto al río, para hacer funcionar las farolas, arreglar acequias de riego y también según se indicó en aquel momento para poner a punto las pasarelas que hay en el río. Sin embargo, una vez más, tal como ocurrió en 2015 las pasarelas no se levantaron y volvieron a hacer de presa, acumulando troncos y basura, haciendo la riada mucho más destructiva para el mobiliario y los arreglos realizados el otoño pasado.

Desde Ganar Alcañiz exigimos responsabilidades y explicaciones políticas y técnicas del porqué no se levantaron a tiempo las pasarelas, sabiendo el pronóstico del tiempo desde el lunes 15. Pero también exigimos explicaciones de por qué no se actuó en las pasarelas de madera para quitar las sirgas y las tablillas para evitar que éstas se destrozaran y sirvieran también de presa.

 

Ganar Alcañiz propone un plan de emergencias para evitar que la ribera se destroce en cada riada

Una muestra más de la falta de previsión y organización de las tareas municipales es lo que ha vuelto a suceder con la riada. Una vez más nadie dirige, ni ordena ni prevé y,  tras la negligencia del equipo de gobierno frente a este desastre anunciado, el acalde, como ya nos tiene acostumbrados, tirará balones fuera, atrincherándose en que no se puede hacer nada frente a estas grandes avenidas, eludiendo su responsabilidad  instando a la puesta en marcha de otras acciones, por parte de otras instituciones.

Desde Ganar Alcañiz proponemos un protocolo de actuación a realizar junto a los trabajadores y técnicos del Ayuntamiento con el objetivo de estar preparados para las riadas que consistiría en lo siguiente:

  • Revisiones periódicas y comprobación de funcionamiento de las pasarelas. Levantándolas por lo menos una vez al año en el mes de septiembre para su comprobación y reparación si es el caso.
  • Prever la evacuación de todos los materiales móviles que pueden hacer de presa. Por ejemplo las sirgas de las pasarelas de madera, las tablillas, los aparatos de gimnasia repartidos por el río, etc.
  • Confección de un plan que contenga estas medidas y otras para su puesta en marcha cuando la condiciones meteorológicas indiquen un riesgo alto de riada.

Para Ganar Alcañiz, la ribera del río Guadalope a su paso por la ciudad es uno de los espacios de ocio y esparcimiento saludable más importantes de Alcañiz y observamos como para el actual equipo de gobierno lo tiene en muchos casos  en el más absoluto abandono sin aportar recursos para su adecuado mantenimiento.

 

Chismorrea con tus amigos

Dejar una contestacion