El salario mínimo y su subida a 950 euros, implica una reflexión respecto a las pymes

Chismorrea con tus amigos

Excusas como que la crisis económica dejó un negocio en alza en una peor situación es utilizada con frecuencia por algunos empresarios que se niegan a aceptar la realidad y no cierran el negocio. Siendo los trabajadores, los más perjudicados por trabajar en precario.

Estar al frente de un negocio requiere de mucho esfuerzo, pero los errores de una persona más el contexto no son sólo el problema del empleado. Para ganar un salario digno, factores como el mercado donde se halle la empresa, sus beneficios y su tamaño repercutirán en la subida del SMI.

Salario Mínimo Digno, esa es la cuestión

Comisiones Obreras (CCOO) puso en marcha una campaña para informar sobre la aplicación de la subida del salario mínimo (SMI) a 900 euros en 2019, dado que hay cientos de miles de trabajadores que no están recibiendo este incremento en su nómina, tanto por desconocimiento como por estrategia de las empresas, que se resisten a aplicarlo

A pesar de la presión fiscal que sufren las pymes, lo cierto es que en España se cobra uno de los salarios mínimos más bajos, de ahí que el Pleno de Estrasburgo debata sobre la creación de un salario mínimo interprofesional a nivel europeo, y sea un tema sobre el que Bruselas ha abierto una consulta ciudadana, resulte positivo, excepto para los países nórdicos.

La noticia de ayer fue que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) subirá a 950 euros, con efecto 1 de enero de 2020, según el acuerdo que la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha alcanzado con los representantes de la patronal y los sindicatos en la primera reunión de la mesa del Diálogo Social tras la puesta en marcha del nuevo gobierno.

¿Es viable esta subida para una pyme?

Que existen casos donde se explota al trabajador es cierto, pero también que un empresario medio, no podrá de la noche a la mañana, hacer frente a una subida de sueldo a sus empleados, si su cuenta de resultados no ha aumentado en los últimos años, también.

¿Cuál es la solución? Lo ideal sería tener el modelo que utilizan los países nórdicos, pero como ya sabemos, la mayoría de las medidas que se pretenden adoptar, como si España se pudiera equiparar a Noruega, caen en saco roto. Nuestra realidad es distinta y aquí, los sueldos son bajos y el consumo cada vez, menor.

Algunos analistas, de hecho, han llegado a conclusiones pesimistas: España habría dejado de crear unos 45.000 empleos en términos netos a lo largo de 2019 debido a la subida del SMI, una cifra equivalente a 0,4 puntos porcentuales menos de afiliación a la Seguridad Social sobre la variación promedio registrada en 2017 y 2018.

Los economistas recomiendan eliminar el SMI, tal y como sucede en numerosos países europeos, donde disfrutan de sueldos elevados y tasas de paro reducidas; implantar un SMI diferenciado por edades, como sucede en Alemania, o incluso un SMI diferente en cada comunidad autónoma, en función de su particular nivel salarial.

Muchas son las salidas para esta fórmula que parece no tener un resultado positivo para muchos de los actores de esta situación. ¿Es realmente tan fácil subir el SMI en España? ¿Debemos estar contentos por esta subida a 950 euros? El tiempo lo dirá.

Chismorrea con tus amigos

Deja un comentario