El milagro de Audrey, opinión de Beatriz Altaba

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» saved_tabs=»all» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font_size=»14″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Hace unos días ocurrió un milagro. Una mujer llamada Audrey, tras permanecer 6 horas en parada cardiorespiratoria(PCR), volvió a la vida, sin ninguna secuela grave salvo cierto grado de inmovilidad en un brazo.

Digo milagro, porque en condiciones normales, las células cerebrales tras 5 minutos sin aporte de oxígeno comienzan a morir, de manera que a más tiempo sin él, más células mueren. Ella tuvo suerte porque su cuerpo estaba a 18ºC, en estado de hipotermia, provocando esta temperatura la preservación de sus órganos, sin ocasionarles ningún problema.

Puedo afirmar con rotundidad, que si no hubiese sido por eso, hoy estaría muerta. En una PCR, el tiempo es esencial. Cuanto antes comencemos con las maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP), mejor pronóstico. La presencia de un desfibrilador (DESA) también es una baza a nuestro favor. El 60% de las PCR son desfibrilables, es decir, se pueden beneficiar del uso del DESA por parte de los testigos presenciales de la parada. Las maniobras de RCP y el uso de los DESAS aumentan la tasa de supervivencia sin secuelas hasta el 40-45%. Estas cifras ponen de manifiesto la gran importancia del DESA, su generalización así como el entrenamiento en su uso para mejorar el pronóstico de las PCR extrahospitalarias.

Si todo esto es verdad, tenemos que instruir a la gente en estas maniobras y poner DESAS al alcance de la población.  En el 2004 la Comarca Del Bajo Aragón, compro estos aparatos y los repartió entre los pueblos. A día de hoy, algunos están en activo y otros olvidados con materiales obsoletos y caducados.

Yo me he propuesto rescatarlos, ponerlos al día y dotarlos con el material que exige la DGA porque los Bajo Aragoneses se merecen lo mismo que el resto de los habitantes de otras comarcas, en las cuales, están a disposición del público, con todo el material necesario y registrados en la DGA.

Algunos verán mi empeño como algo “cansino” y otros como algo oportunista. Para los que me conocen, esto no les sorprenderá, mi especial sensibilidad por el tema de la cardioprotección no tiene límite y voy a hacer todo lo que esté en mi mano para lograrlo.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario