El Gobierno de Aragón aumenta en un millón de euros los importes destinados a la inserción laboral de trabajadores en riesgo de exclusión y personas con discapacidad

Chismorrea con tus amigos

El incremento de las cuantías está destinado a empresas de inserción y centros especiales de empleo

El Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Empleo (INAEM)  ha ampliado los créditos tanto para la concesión de subvenciones contempladas para la integración socio-laboral de personas en situación o riesgo de exclusión a través de empresas de inserción como para subvencionar el funcionamiento de las unidades de apoyo a la actividad profesional en los Centros especiales de Empleo.

En el caso de la integración socio-laboral de personas en situación o riesgo de exclusión a través de empresas de inserción, el crédito inicial convocado fue de 740.000 euros, una cantidad que ha resultado insuficiente para atender todas las solicitudes de subvención. La ampliación en este caso para atender la totalidad de solicitudes asciende a otros 700.000 euros, con lo que la cantidad final alcanzará 1.440.000 euros.

En el caso de las subvenciones para el funcionamiento de las Unidades de Apoyo a la Actividad Profesional en los Centros Especiales de Empleo, la cantidad inicial en la convocatoria inicial fue de 775.000 euros, importe al que se le suma ahora otros 224.962, con lo que la cuantía para atender las solicitudes que se produzcan a lo largo de este ejercicio asciende a 999.962 euros.

Los Centros Especiales de Empleo, en los que al menos el 70% de la plantilla son trabajadores con discapacidad, están concebidos como una figura de empleo protegido, cuyo objetivo principal es asegurar un trabajo remunerado para los aragoneses que sufran algún tipo de discapacidad. Estos Centros cuentan aproximadamente con 2.575 trabajadores en el conjunto de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Las empresas de inserción que, como los centros especiales de empleo, han de ser debidamente calificadas como tales por el INAEM, realizan actividades económicas de producción de bienes o de prestación de servicios, cuyo objeto social tiene como fin la integración y formación sociolaboral de personas en situación de exclusión social como tránsito al empleo ordinario.
Estas empresas proporcionan a sus trabajadores, procedentes de situaciones de exclusión, como parte de sus itinerarios de inserción, procesos personalizados y asistidos de trabajo remunerado, formación en el puesto de trabajo y habituación laboral y social. Asimismo, estas empresas mantienen servicios de intervención o acompañamiento para la inserción sociolaboral que faciliten su posterior incorporación al mercado de trabajo ordinario. En la actualidad más de 200 personas en procesos de inserción trabajan en este tipo de empresas.

Chismorrea con tus amigos

Deja un comentario