El COVID-19 impide celebrar la campaña contra el acoso escolar de la Diputación de Teruel

Chismorrea con tus amigos

El área de Educación y Bienestar Social había organizado representaciones teatrales en centros educativos alrededor del Día Internacional contra el Acoso Escolar.

 La obra “Belcebú” es una iniciativa de la compañía de la actriz Blanca Marsillach e involucra a adolescentes, maestros y padres. El compromiso se mantiene para el próximo año.

La crisis motivada por el COVID-19 y las medidas del Estado de Alarma han impedido que la Diputación de Teruel pueda desarrollar una campaña contra el acoso escolar en distintos centros educativos de la provincia. La acción, reflejada en el Presupuesto del 2020, se iba a realizar con ocasión del Día Internacional contra el Acoso Escolar, el 2 de mayo. Consistía en seis representaciones de la obra teatral “Belcebú”, una iniciativa de la compañía de la actriz Blanca Marsillach que, además, contempla un taller posterior.

La diputada delegada de Educación, Bienestar Social e Igualdad, Susana Traver, ha señalado que “queríamos sensibilizar en contra del acoso escolar. Y queríamos hacerlo sobre todo enfocado al propio público adolescente, en los institutos de educación secundaria y mediante esta propuesta de la productora de teatro social de Elise Valera y Blanca Marsillach”.

Sobre la obra de teatro, Traver ha dicho que “sus creadoras nos transmitieron el proyecto y a nosotros desde el primer momento nos emocionó” y ha defendido que “la Diputación debe llevar a cabo iniciativas generales que conciencien sobre problemáticas sociales como el acoso escolar o bullying, que se dan desde edades tempranas pero, sobre todo, en la adolescencia. Por ello, aunque desgraciadamente este año no podamos materializar este proyecto que tanta ilusión nos hacía, tenemos el compromiso de desarrollarlo en los próximos años en una tarea de sensibilización que abarque a todos los institutos de Educación Secundaria de nuestro territorio”.

Belcebú, la obra

“Belcebú” es una historia a medio camino entre el drama y la comedia con la que se involucra a adolescentes, maestros y padres en el bullying. Habla de Max, un acosador, y Gema, su objetivo, alguien que sabe no es una víctima y será capaz de sobrevivir gracias a su fuerza interior y la ayuda de sus padres. La historia explica que en el acoso escolar no hay un ganador, que afecta tanto al acosador como a la víctima, así como a profesores, familias y testigos silenciosos.

La obra de teatro, que se está representando por toda España desde 2018, pretende hacer reflexionar a los espectadores sobre las motivaciones que les llevan a mantener ciertas actitudes hacia los demás. Según señala la propia compañía, con la representación “les hacemos pensar que tienen el poder de solucionar o mejorar, potencia la colaboración y verán que pueden cambiar lo que hasta ahora no está bien”. Además, señalan que “realmente se convierten en sus propios héroes, que han conseguido su objetivo y misión para ayudarse a sí mismos y a la sociedad en general”.

Al terminar la representación, los propios actores y actrices de la compañía trabajan en un taller participativo con los alumnos y alumnas utilizando en “emociómetro”, que mide cómo se sienten cuando contemplan situaciones de acoso escolar. En este taller identifican qué opinan al ver una situación así, sus sentimientos hacia la víctima y hacia el acosador, y qué piensan de su reacción habitual ante estos casos.

La diputada delegada de Educación, Bienestar Social e Igualdad de la Diputación de Teruel, Susana Traver, ha dicho que es necesario que los jóvenes turolenses respondan ante el acoso escolar con “tolerancia cero” y ha apuntado que “la inclusión en las aulas, la aceptación de la diversidad, el buen trato o respeto deben ser valores que se reflejen en todas nuestras etapas educativas y hemos de conseguir que cada vez haya más personas sensibilizadas ante cualquier tipo de acoso”.

Chismorrea con tus amigos

Deja un comentario