Educación adelanta las pruebas de extraordinarias de FP de septiembre a junio para mejorar la organización y la tasa de aprobados

Chismorrea con tus amigos

El cambio se aplica este curso y permitirá que el alumnado sepa antes de las vacaciones de verano en qué grado tiene plaza.

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte adelanta la convocatoria extraordinaria de exámenes de Formación Profesional de septiembre a junio con el fin de que los alumnos que suspendan las pruebas ordinarias no tengan que esperar a después del verano para matricularse en un grado y puedan comenzar las clases en septiembre –hasta ahora, se incorporaban una vez iniciado el curso-. Esta medida mejorará la organización de los centros –porque se conocerá en julio el número de grupos que habrá a comienzos de curso- y permitirá que el alumnado sea evaluado por los docentes que les han impartido clase durante el año.

El cambio de las pruebas extraordinarias se aplicará en este curso simplificará el proceso de admisión para el siguiente. Servirá asimismo para mejorar la tasa de presentados y aprobados en las pruebas extraordinarias. En la actualidad, más de la mitad de los alumnos de grado medio y superior que suspenden en junio no se presentan a las pruebas de septiembre. Y de los que lo hacen, solo aprueban un 20,8% en el caso de grado superior y un 12,5% de los de grado medio.

El Departamento de Educación publicará en los próximos días una orden con las fechas de estas pruebas. Las convocatorias extraordinarias del resto de etapas educativas no se modificarán este curso.

Aragón revalida el récord de matriculados

Este curso, en Aragón hay más de 23.000 alumnos de Formación Profesional, un récord histórico que se debe a la apuesta del Gobierno de Aragón por estas enseñanzas. El Ejecutivo ha suprimido esta legislatura la tasa de matrícula para cursar grado superior y ha incrementado la oferta académica en más de 30 títulos.

Para potenciar esta formación, el Gobierno de Aragón acaba de presentar el IV Plan Aragonés de la FP y el mapa de la empleabilidad de FP. Este documento permite conocer la realidad formativa y laboral de la Comunidad y responder a ella con ofertas de estudios. Se basa en siete líneas: mejorar la conexión entre los sistemas de formación y las necesidades del mercado de trabajo; apostar por la orientación profesional como elemento clave del sistema de FP; incrementar el porcentaje de población cualificada en el mercado de trabajo aragonés; mejorar la empleabilidad de los usuarios del sistema de FP aragonés, fomentar la innovación; comunicar eficazmente la importancia del sistema de FP para el futuro de la Comunidad y mejorar la gobernanza del sistema.

Chismorrea con tus amigos

Dejar una contestacion