E-lecciones, opinión de Eduardo Egea

Chismorrea con tus amigos

Últimamente en nuestro entorno están proliferando las palabras a las que se les ha añadido la “e” delante. E-commerce, e-learning…todas tienen en común que se realizan a través de internet, de forma “e-lectrónica”.

Pues bien, lo que nos ocupará el próximo domingo día 10 de noviembre, de igual manera contiene en el juego de palabras, una forma de aleccionamiento electrónico hoy en día.

En tiempo de elecciones, cuando se trata de bucear en internet, hay un montón de e-lecciones que podemos aprender, y, la primera, es que deberíamos intentar practicar el ascetismo electrónico por unos días, y no dejarnos influir por un atiborramiento de noticias, a menudo poco o nada contrastables y veraces, y a menudo, contaminadas por la apremiante necesidad del convencimiento de masas por variopintos adalides de las causas justas, que necesitan de nuestros votos para seguir unos años más, dominando el cotarro.

La mayoría de los que leáis estas líneas, ninguna relación directa tendréis con dichos menesteres. No tendréis que convencer a nadie de que sois la salvación del país, de la comarca o de la escalera de vecinos, aunque ojo con esta última gesta, que grandes personas cayeron tras una reunión vecinal en un patio de luces.

La mayoría, nos levantamos día tras día a “levantar el país” con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, porque es la regla básica de la sociedad que nos acoge, y estamos lejos de ocupar uno de los asientos más privilegiados y con mayor comodidad de los que existen hoy en día en el mundo: el de las cámaras parlamentarias.

Así pues, os propongo que analicéis si esta es una e-lección o lección a secas, que podáis dilucidar de los días que estamos viviendo: ¿qué tal si nos vamos de paseo a las Saladas de Alcañiz, a ver atardecer, con las papeletas de los partidos que tan gentilmente nos habrán hecho llegar a nuestras casas, y con la proximidad del entorno y la paz de encontrarse uno mismo con sus pensamientos, elegís la papeleta que más se os aproxima a la mente en ese momento tan íntimo?.

Ante la frialdad de estos últimos tiempos, donde todo es “e-“ para que esté colgado en una

nube, y para que en realidad nos mantenga a todos en ellas, en las nubes, viendo borrosos nuestros pies sin alcanzar a saber si están o no sobre la tierra, se necesita contrarrestar con cercanía, con intimidad, con individualidad… con independencia.

Yo elegiré la papeleta por mi entorno, por mis seres queridos, por mi trabajo, por el vecino y sus necesidades, por el futuro de mis hijas, por lo que mi padre me enseñó a pensar, por mi intuición, por mi ciudad, por mi barrio… creo que ya está bien de que los árboles, que por cierto cada vez hay menos, no nos dejen ver el bosque.

Hay pocas cosas con mayor trascendencia y responsabilidad que ejercer el derecho a voto.

Hacedlo a conciencia, y no con ciencia, porque en el fondo, no hay acto más natural, que saber elegir lo que es mejor para nosotros y para lo que nos rodea.

Os deseo a todos un muy buen día de elecciones el próximo domingo, y que gane el mejor, porque si gana el mejor, ganamos todos.

Artículo de opinión de Eduardo Egea.

Chismorrea con tus amigos

Deja un comentario