Consumo apuesta por compras responsables, prudentes y reflexivas durante las rebajas.

Chismorrea con tus amigos

La directora general, Ros Cihuelo, recuerda que “la publicidad es tan vinculante como un contrato”.

El periodo de rebajas de verano supone una buena oportunidad para adquirir productos necesarios de forma más económica, pero también conlleva ciertos riesgos que hay que evitar. Por ello, “es importante comprar de una manera responsable y reflexiva que nos va a dar una mayor satisfacción”, apunta la directora general de Protección de Consumidores y Usuarios, Ros Cihuelo.
Cihuelo también aconseja evitar las compras impulsivas, para lo que recomienda hacer una lista previa con los artículos que se precisan y fijar la cantidad máxima que se desea gastar, así como comparar precios y calidades en diferentes establecimientos.
El pago en metálico, que podría considerarse una manera de autocontrol, va perdiendo adeptos y las tarjetas de crédito o las compras financiadas, junto con las aplicaciones para móviles que permiten comprar de forma sencilla y segura, invitan a consumir cada vez más. Ante todo ello, Cihuelo recomienda prudencia y reflexión para no caer en el sobreendeudamiento o en gastos a los que no se pueda hacer frente.
Asimismo, la directora general recuerda que “resulta fundamental conservar el resguardo de la compra, ticket o factura para posibles cambios”. Del mismo modo, las condiciones de los cambios y devoluciones tienen que estar indicadas de forma clara en la cartelería y/o en los propios tickets y el precio rebajado del producto tiene que figurar junto a su precio anterior.
Es importante también asegurarse de que los productos rebajados no se encuentran en estado de deterioro ni defectuosos porque “no pueden tener taras ni haber sido comprados para venderlo como saldo”, explica Ros Cihuelo. Por ello, Consumo quiere dejar claro que la rebaja del precio no debe implicar nunca una rebaja de calidad, ni exime al vendedor de la obligación de dar la garantía ni de cambiar el producto o devolver su importe cuando resulta defectuoso.
“Se debe tener en cuenta que rebajas no significa perder de nuestros derechos”, añade Cihuelo. La directora general resalta que “la publicidad es tan vinculante como un contrato y, por lo tanto, el establecimiento tiene que cumplir lo que promete en ella”.
Coincidiendo con el inicio generalizado del periodo de rebajas, desde la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios se ha programado una campaña que acometerá la Inspección de Consumo de los Servicios Provinciales de Ciudadanía y Derechos Sociales, para comprobar que los establecimientos comerciales cumplen con sus obligaciones y que los derechos de los consumidores quedan plenamente garantizados.
Recomendaciones generales
Consumo recomienda comprar, tanto dentro como fuera del periodo de rebajas, en establecimientos que exhiban el logotipo de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo, siempre que esto sea posible. Ello demuestra que el comerciante tiene confianza en los productos que vende o en los servicios que presta y que cualquier discrepancia se podrá resolver de forma rápida y gratuita.
Desde el Gobierno de Aragón también se apuesta por los establecimientos que han suprimido barreras arquitectónicas para promover la igualdad en la accesibilidad a los comercios.
Ante cualquier duda, los consumidores pueden dirigirse a las Asociaciones de Consumidores, Oficinas Municipales y Comarcales de Información al Consumidor o a los Servicios Provinciales del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales.
La Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios ofrece el teléfono gratuito de atención al consumidor (900 12 13 14) para resolver las dudas sobre las rebajas u otras cuestiones que les afecten como consumidores. Además, se pueden plantear consultas enviando un correo a consumo.doc@aragon.es.
Chismorrea con tus amigos

Dejar una contestacion