Con gilipollas en los gobiernos, los borregos van al matadero

El que no se imaginaba algo parecido a lo que sucedió este domingo es que es un ignorante o un iluso. Estaba claro que unos iban a abrir los colegios, estaba claro que otros los iban a cerrar y estaba claro que todo esto iba a pasar de ser dos monólogos  a convertirse en una discusión mientras los borregos van al matadero y el resto miramos el espectáculo.

El supuesto “referéndum” no ha sido tal, ni nunca lo ha sido. Lo que sucedió el 1 de octubre se trató de una pantomima política y disgregadora. Era y es la gran herramienta para continuar con el apoyo y la oposición a la “independencia de Cataluña”. Un censo electoral ridículo, urnas prácticamente opacas (y algunas llenas), votantes asiduos… En definitiva, una “votación” carente de todas las garantías necesarias es lo que sustenta esta idea. La legalidad o no de la convocatoria (que, por si hay dudas, era ilegal e ilegítimo) siempre ha sido humo que buscaba ocultar el verdadero objetivo.

¿Y cuál es el verdadero objetivo? Por parte de la Generalitat, la continua agravación de la disgregación de la sociedad catalana y española. Además, tras lo ocurrido puede que se haya conseguido otra de las  grandes metas, que es a la vez la mayor carencia del movimiento independentista, y se trata de convertir este “problema” en una cuestión internacional salpicando y forzando a pronunciarse al resto de países y organizaciones internacionales (estará por ver qué sucede en los días venideros). Por parte del Gobierno de España se ha intentado revivir un sentimiento patriótico en aquellos que lo tenían olvidado y fortalecer el de aquellos en los que ya estaba asentado. En resumen, ambos buscan el reclutamiento de “soldados y aliados” y puesta en marcha de una clara y definida batalla.

Sobre la actuación de los “votantes” y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado poco tengo que decir. Todos hemos visto fotografías y videos que hablan por sí solos. Solo recordar la nefasta pericia informativa de los medios de comunicación y del oportunismo de muchos en este país y del fin último de estas imágenes, la publicidad política, que vende mucho. Por ello, prefiero no pronunciarme sobre este aspecto y, sin más, condenar cualquier acto violento desproporcionado, que queda muy políticamente correcto.

La Generalitat ha optado por esta vía porque acudir a la legalidad – legalidad que, por cierto, si le permite la convocatoria de un referéndum e independencia de Cataluña – es un intento arduo, largo y difícil. El Gobierno, sin embargo, ha actuado así forzado por su propia pasividad, víctima de su negligente estrategia.

No se debería haber judicializado nunca un problema que es únicamente político. No se debería haber obligado a la sociedad a diferenciarse entre bandos. No se debería haber hecho actuar a la Guardia Civil y Policía Nacional, ni situar a los Mossos en una encrucijada – haciendo mención especial, y acompañando con un aplauso irónico, a su quietud e inacción en todo esto –.

¿Qué pienso que se debería haber hecho? Convocar un referéndum legal desde el Gobierno de España y con las exigencias que este marque (pues es lo que dice el artículo 1.2 de la Constitución Española, que marca las reglas de juego y que, recuerdo, votaron todos los españoles, incluso los catalanes), con un censo nacional y requiriéndose de una participación y mayoría cualificada. Pero la cobardía pasivo-agresiva, por ambas partes, define el carácter de los actuales dirigentes políticos.

Esto dice un servidor, escrito entre cabreo y estupefacción.


Jorge Escosa Gomez

Jorge Escosa Gomez

 

Nacido en Alcañiz el 29 de abril de 1994, finalizó sus estudios de Derecho el año 2016 y continúa su formación en el Máster de Abogacía en la Universidad de Zaragoza.

Amante de la música, es integrante de la Asociación Unión Musical Nuestra Señora de los Pueyos.

Su espíritu crítico se desarrolló desde joven y muestra de ello son sus antiguas publicaciones en su blog http://masgranderaroma.blogspot.com.es/ (web en desuso).

Chismorrea de esto con tus amigosShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar una contestacion