ARM se une al bloqueo a Huawei, según la BBC: la compañía china pierde así un apoyo vital en el desarrollo de sus procesadores Kirin [Actualizado]

Chismorrea con tus amigos

ARM es la empresa británica encargada del desarrollo de la arquitectura de la mayoría de procesadores para móviles que conocemos hoy en día.

Tanto Qualcomm, Apple, Samsung como Huawei han utilizado sus chipsets como base para la creación de los suyos propios. Ahora, siguiendo con el bloqueo de los Estados Unidos a Huawei, ARM ha solicitado a sus empleados que suspendan todas las actividades con Huawei, según unos documentos internos obtenidos por la BBC.

Las instrucciones de ARM incluirían detener «todos los contratos activos, derechos de soporte y cualquier compromiso pendiente» con Huawei y sus subsidiarias. Y es que según el comunicado interno de ARM obtenido, sus diseños contienen tecnología original de los EE.UU y como consecuencia se ven afectados por el bloqueo de la Administración Trump.

Este bloqueo, en caso que se extendiera en el tiempo, supondría un golpe fatal para el negocio de Huawei ya que el desarrollo de sus chipsets Kirin está estrechamente ligado al trabajo de ARM, por el que incluso pagan una licencia.

Por qué es relevante la arquitectura de ARM

El gigante de telecomunicaciones Softbank compró ARM hace tres años, pero la empresa de semiconductores sigue teniendo la base en Reino Unido. Adicionalmente también existe ARM China, una compañía separada pero donde ARM Holdings posee el 49% de las acciones. Según informa la BBC, esta división de ARM específica para China también se vería afectada por el bloqueo.

No estamos ante un fabricante de procesadores al uso como hace Samsung con sus Exynos o la propia Huawei con sus Kirin. El trabajo de ARM es construir la arquitectura y la base de estos procesadores para después licenciarlo a otros fabricantes y que estos creen sus propios diseños. Es un trabajo que puede ser más o menos directo en función si el fabricante quiere añadir después sus propios modificaciones o añadir más elementos.

La importancia de ARM radica en el hecho que su arquitectura Cortex es utilizada por empresas tan importantes como Qualcomm en sus procesadores más avanzados o incluso Apple, que planea basarse en ARM para su esperado chips enfocado en portátiles. La clave está en que salvo Intel, su rival directo, no existen alternativas capaces de plantar cara a ARM y convertirse en una opción de escapatoria para empresas que lo necesiten, como podría ser el caso de Huawei.

La decisión de ARM

Según describe la BBC, los empleados de ARM fueron informados de la decisión el día 16. Mientras que a día 21, una vez conocida la posición de Google, una fuente de ARM informaba que todavía no se les había comunicado que podían empezar a trabajar de nuevo con Huawei.

En el comunicado interno, ARM habría enviado una nota donde detalla que debido a «una desafortunada situación» no iba a estar permitido «proveer soporte, enviar tecnología, software, código o actualizaciones, ni mantener discusiones técnicas con Huawei, HiSilicon ni otras de las empresas nombradas». Un bloqueo precipitado donde los empleados deberían «detener y declinar amablemente» todas las conversaciones de negocios con individuos que pudieran representar romper el tratado.

ARM es una empresa que tiene su base en Reino Unido y mantiene importantes sedes en los EE.UU, pero todavía no está claro si habría actuado por iniciativa propia o a través de un consejo directo del Departamento de Comercio de los EE.UU. En caso que fuera lo primero, otras compañías de semiconductores podrían actuar de la misma forma.

Cuál es la relación entre ARM y Huawei y cómo afectaría el bloqueo

La propia HiSilicon, empresa de Huawei dedicada al desarrollo de sus procesadores, presentó recientemente en China un nuevo procesador para servidores basado en ARM, el Kunpeng 920. Una muestra de la estrecha relación entre estas dos compañías. William Xu, Director de estrategia de marketing de Huawei lo definía así: «Trabajaremos con socios globales en el espíritu de apertura, colaboración y éxito compartido para impulsar el desarrollo del ecosistema ARM y expandir el espacio de computación, y abrazar una era de computación diversificada».

El próximo procesador de Huawei iba a ser el Kirin 985 para la futurible serie Mate 30, aunque según detalla la fuente de ARM consultada por la BBC, no se verá afectado por el bloqueo. No ocurriría así con el próximo, que necesitaría ser rehecho desde cero. Un importante trabajo y que destaca el hecho que mientras Huawei sí ha confirmado que tiene listo un sistema operativo nuevo, todavía no hay detalles que también trabajen en una arquitectura nueva alejada de ARM.

Al respecto, según informa Reuters, el pasado viernes HiSilicon informó que sí estaban preparados para enfrentarse a un escenario de bloqueo total de los Estados Unidos.

Según informó el Financial Times a principios del mes de mayo, Huawei iba a construir una fábrica de semiconductores con 400 personas en Cambridge, a 15 minutos de la sede de ARM. Porque como describía un portavoz de Huawei durante el anuncio: «tenemos una relación a largo plazo con la Universidad de Cambridge». Una relación que puede tambalearse debido a la orden ejecutiva impuesta desde el otro lado del Atlántico. Hasta el 19 de agosto Huawei tendrá margen para tomar decisiones.

En respuesta a TheVerge, Huawei ha respondido en un comunicado que «valoramos nuestras relaciones cercanas con nuestros socios, pero reconocemos la presión que sufren algunos de ellos como resultado de decisiones motivadas políticamente. Confiamos en que esta lamentable situación pueda resolverse y nuestra prioridad sigue siendo continuar brindando productos de clase mundial a nuestros clientes en todo el mundo».

Chismorrea con tus amigos

Deja un comentario